Empieza diciéndonos qué buscas:

Sintomas de desconfianza en la pareja

La desconfianza en la pareja es uno de los conflictos más frecuentes de las relaciones sentimentales. En la mayoría de los casos, es el factor principal que ocasiona la ruptura del vínculo y la posterior separación. ¿Qué hacer cuando la confianza se transforma en inseguridad hacia la otra persona? ¿Qué ocurre cuando las ilusiones se esfuman y todo cambia para siempre? Detecta los síntomas de la desconfianza y aprende cómo evitar este sentimiento.

Sintomas de desconfianza en la pareja

Si comparásemos un canasto de manzanas con una relación de novios o un matrimonio, la desconfianza en la pareja sería el fruto podrido que, sin prisa pero sin pausa, va pudriendo a todos y a cada uno del resto de los frutos hasta terminar con el vínculo.

Los celos, por lo general, convierten la confianza en desconfianza. La inseguridad personal, trasladada al vínculo de pareja, también suele dañar la relación. Y vivir con desconfianza se torna insoportable por momentos. En efecto, puede llegar a desesperar a quien la siente y volver loco al otro miembro de la pareja que, con o sin motivos, es atacado o blanco de acusaciones y reclamos. Esta situación va, poco a poco, malogrando el lazo que une a ambos, con incertidumbre, pensamientos negativos e inseguridad que, más temprano que tarde (a corto o medio plazo), convergerán en contrariedades más graves.

Síntomas de que reina la desconfianza en tu pareja

  • Cualquier actividad o actitud de tu pareja amenaza al vínculo y todo es motivo para sentir inseguridad.
  • El desengaño, a causa de algunos errores cometidos por tu pareja, te hace sufrir, frenando tu desarrollo personal e impidiéndote proyectar y hacer planes para el futuro.
  • En algún momento, tu relación atravesó mentiras, que crees superadas, pero que son heridas que no cicatrizan.
  • La convivencia está opacada por sospechas y dudas (justificadas o no).
  • Los celos y la inseguridad están carcomiendo las bases de la relación, poniéndola al borde del abismo.
  • Sientes miedo y andas con la autoestima baja. Cualquier situación cotidiana que escapa de tu control, con referencia a tu pareja, te saca de quicio.
  • Sientes que ya no confías en los demás (tu pareja incluida).
  • Tienes poca seguridad, y menos esperanza, en el futuro de tu pareja.
  • Tu compañero o compañera se ha convertido en una fuente de dudas, en las que no puedes dejar de pensar un minuto.
  • Tu pareja ya no te inspira lealtad o fidelidad, como antaño.
  • Uno de los miembros de la dupla ha sufrido una infidelidad por parte del otro y ha dejado de confiar.

Cómo evitar el sentimiento de la desconfianza dentro de la pareja

Deja ya de buscar pruebas. No puedes continuar tu vida de relación, si sigues la pista a cada paso que da tu pareja en el día a día. Los celos o la inseguridad no pueden convertirte en investigador privado.

No pretendas cambiar al otro. Cada cual es como es y nadie puede cambiar al otro cuando, apenas, puede cambiarse a sí mismo. Con virtudes y defectos, tu pareja es la que es: ni una diosa o príncipe azul ni un montón de escoria. Nada es blanco o negro; los grises matizan cada una de las etapas de la vida. Sé realista: si hay cuestiones de tu pareja que no hacen más que minar tu mente de dudas, no sigas apostando por la relación.

No te dejes arrastrar por la desesperación. Nada es tan terrible como parece. Incluso una infidelidad, si se dialoga lo suficiente y hay deseos de cambiar, puede atravesarse y dejarse atrás. No permitas, entonces, que las emociones negativas te saquen del juego. Mantén la serenidad y la esperanza en el cambio.

Pros y contras. Analiza si eres capaz de dar una segunda oportunidad: a ti mism@, a la relación sentimental y a tu compañero o compañera. Tendrás que esmerarte en saber qué ha hecho de un vínculo de confianza una acumulación de dudas y reclamos. Si hay motivos para la desconfianza, pensar si podrás seguir adelante con ellos a cuestas; y si no los hay, esforzarte en recuperar la confianza perdida. Si no puedes hacer ninguna de estas dos cosas, la separación definitiva será el camino ineludible.

Si hubo un error, ¿eres capaz de perdonar? Todos merecen ser perdonados, pero pocos saben perdonar sinceramente. Con voluntad y ánimo de enmienda, es probable que, como pareja, puedan dejar el conflicto atrás. La confianza debe poder ser reconstruida. Cuesta mucho, pero no es imposible. Dependerá de tu capacidad de dejar el pasado atrás y apostar al futuro. Ahora, si continúas sembrando dudas en el camino de tu pareja, no podréis caminar juntos porque, en cada situación cotidiana, surgirán, como frutos de todo aquello, los reclamos, las recriminaciones, las dudas y la ira.

Tiempo al tiempo. Si te sientes en medio de una tormenta; si crees que no podrás confiar, en adelante, en tu pareja, deja que pase el temblor. Date tiempo. Nada ocurre de la noche a la mañana. El enojo y la inseguridad pueden mermar, dando paso a otra etapa del vínculo. Las crisis se superan, pero si ante cada situación conflictiva te relames las heridas y continúas llorando por ellas, serás incapaz de hacerlo.

La confianza en la pareja se gana tras experimentar situaciones confiables. La columna vertebral de una relación amorosa está basada en la honestidad, el compromiso y la confianza. Construir estos valores dentro de un vínculo no es tarea sencilla (tendrá sus altibajos), pero merece la pena y el esfuerzo. De seguro, la experiencia de intentar superar el obstáculo de la desconfianza juntos, de por sí, os unirá cada día más.

Si pese a todo, sigue predominando la desconfianza en la relación, es recomendable que acudáis a un profesional para afrontar la crisis antes de que profundice tanto que termine en separación. Efectivamente, si no puedes perdonar un error en tu pareja ni puedes dejar de pensar, presa de los celos, que te será infiel en cualquier momento, aléjate. No hay relación que pueda crecer cuando reinan la incertidumbre y la desconfianza.

Últimos artículos ver todos los artículos

El sexo es algo sano, natural, un placer del que disfrutar solos o en compañía y que forma una...

El proceso de experimentar la sexualidad a veces nos lleva a sumergirnos en todo tipo de juegos...

Durante el sexo muchas veces se recuerdan todos esos vídeos porno que uno ha visto a lo largo...

Las dinámicas sexuales que tiene cada uno son, en cierto modo, únicas. El juego de la...

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la accesibilidad y elaborar información estadística sobre su navegación. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información visita nuestra Política de Cookies .

X