Empieza diciéndonos qué buscas:

CÓMO RECONQUISTAR A TU PAREJA SIN PERDER LA CABEZA

Entender lo que ha sucedido

Ver que le estamos perdiendo o distanciarnos de un amor es algo doloroso para lo que no estamos preparados, pero si lo que ocurre es que ya no hay un entendimiento, que la rutina ha ahogado la relación o que simplemente no os veis tan felices como al principio, siempre se puede intentar reconquistar a tu pareja. Pero hay que saber que no basta con hacer regalos, agasajar o bromear, sino que debe haber un cambio profundo desde el interior, es esencial que el proceso de reconquista no sea superficial, pues eso haría que posiblemente la recuperación no fuese duradera. Hay que tener en cuenta que una ruptura es algo normal, también un empeoramiento en la relación sin que necesariamente lleve a un fin de la misma: a veces el estar bien con la pareja hace que nos acomodemos, que busquemos una posición de mínimo esfuerzo y que volquemos nuestros esfuerzos en el trabajo, la familia, un problema concreto o incluso una afición y dejemos de prestar a la relación de pareja la atención que requiere. Además, todos cambiamos según va pasando el tiempo; a veces ocurre que aunque estemos en una relación con alguien a quien queremos, al final el cambio lleva a uno y otro a ser muy diferentes, pero eso no tiene por qué ser un inconveniente para que la cosa pueda ir bien…

CÓMO RECONQUISTAR A TU PAREJA SIN PERDER LA CABEZA

Es importante volver a los inicios, recordar cómo surgió el amor, en qué etapa de vuestra vida estábais inmersos cada uno por separado cuando la relación empezó. A partir de ahí, es necesario hacer un repaso de la etapa en la que todo iba bien e intentar analizar qué es lo que ocurrió o lo que está causando el deterioro de la relación. La pregunta clave de este proceso es: ¿cuándo y por qué nos distanciamos?

A partir de ahí es muy importante vislumbrar en qué has cambiado tú y en qué ha cambiado tu pareja. Analizar cómo sois ahora, qué tenéis en común y cuáles son vuestros vínculos, qué es lo que os diferencia, en qué aspectos y actitudes diferís y decidir si realmente quieres seguir adelante con la reconquista de tu pareja.

Consejos para la reconquista

Es imprescindible ponerte en la posición de la otra persona, sacar toda tu empatía y tratar de comprender cómo te ve ahora, qué impresión es la que puede tener ahora de ti. Busca tanto los aspectos negativos para tratar de corregirlos o eliminarlos (todos tenemos algo que mejorar) como los puntos positivos para afianzarlos y reforzarlos.

En cuanto al momento de tratar de reconquistar a tu pareja, ten en cuenta el tiempo que hace que vuestros vínculos empezaron a deteriorarse, pues no es lo mismo una ruptura por un hecho concreto, un deterioro reciente de la relación o un desgaste lento y muy prolongado en el tiempo aunque no haya habido una separación física.

Uno de los asuntos imprescindibles que debes tener en cuenta para el proceso de recuperación de tu pareja es tu imagen física y mental: por un lado, tu físico habla de ti, si te has dejado físicamente, volver a tu mejor momento es un buen punto de partida, no se trata de volverse un loco del deporte o un obsesionado de la alimentación, pero dar un giro hacia el mejor aspecto posible hará que te sientas mejor contigo mismo y que se produzca en ti un cambio a todos los niveles: ganarás autoestima y derrocharás seguridad, lo que se notará a nivel emocional y de actitud y logrará fomentar tu atractivo hacia tu pareja, ya que una persona que muestra seguridad suele ser más atractiva para los demás.

Por otro lado, tu salud mental también tiene que alinearse con ese cambio físico, busca o recupera aficiones, dedícate tiempo a ti mismo, a escucharte, a quererte y entenderte como persona individual y como pareja: en este caso, mira la decadencia de tu relación como un punto de inflexión para hacerte más fuerte, más comprensivo y mejor persona y pareja. Todo esto creará en ti unas bases para que aprendas a mejorar tus emociones y mirar al futuro con tu pareja y que tu pareja sea también consciente de tus cambios y progresos.

En cuanto a las acciones más directas que debes llevar a cabo, es favorable,hacer alusiones a los momentos más felices, tener detalles que rememoren las situaciones que os unieron, pero ante todo, dejar que los cambios se produzcan poco a poco, no presiones ni caigas en la coacción, pues de lo que más seguro debes estar es de que si vuelves con esa persona, sea porque hay realmente una voluntad, porque esa persona quiera conscientemente estar contigo libremente, ya que si volvéis a ser una pareja es para estar mejor y el hecho de que la otra persona volviera por presiones, sentimiento de culpa o pena solo llevaría la relación a un callejón sin salida.

Intenta que hagáis juntos alguna actividad que os traiga buenos recuerdos; pero no solo hay que mirar al pasado: probad algo nuevo, la espontaneidad y la naturalidad de hacer algo inédito rememorará el momento en el que os estabais conociendo o en cuando vuestra relación estaba surgiendo y afianzándose y será un refuerzo muy positivo para ambos, pues al no tener una situación igual en el pasado evitará que caigáis en conductas anteriores erróneas.

Es esencial no caer en la desesperación, alguien desesperado no resulta agradable ni atractivo, no es necesario presionar, insistir o de repente hacer numeritos de conquista o súper sorpresas dignas de películas Disney si tú nunca has sido así, sé tú mismo y no tu versión más hortera. Pero esto no significa que no haya que esforzarse, de lo que se trata es de demostrar lo buena persona que eres y lo feliz que se puede ser estando contigo, muestra tu yo verdadero, el que hizo que esa persona tan importante quisiera pasar junto a ti su preciado tiempo.

Últimos artículos ver todos los artículos

Alcanzar el orgasmo femenino no debería ser tomado a la ligera . A veces puede resultar...

Bien es conocida la fuerza de una imagen sobre las palabras pero, en cuanto a excitación...

La infidelidad es más frecuente de lo que creemos. Después de que un matrimonio tras otro...

Bien es sabido que el sexo requiere práctica y por tanto, mucha cama. Tener orgasmos más...