Empieza diciéndonos qué buscas:

EL FENG SHUI DEL AMOR

Se habla del feng shui del amor, pero pocos saben, realmente, de qué se trata. Para comenzar a dilucidar algunas cuestiones, es preciso decir que el Feng Shui, lejos de lo que se piensa, forma parte de los ritos funerarios de la China milenaria (pocos lo saben). Es decir, ancestralmente, nada tenía que ver con los usos que hoy se le dan.

EL FENG SHUI DEL AMOR

No obstante, en el siglo XX comenzó a generarse cierto movimiento que lo vincula con la arquitectura (normas y requisitos a la hora de construir una casa o un edificio), la decoración en general e incluso con las tendencias en gastronomía y la armonización de la vida sexual.

Si bien el mundo occidental suele hacer adaptaciones, a veces forzadas, de las costumbres, objetos y festividades orientales, lo cierto es que, en la actualidad, gran cantidad de profesionales dedicados a la decoración entienden que las enseñanzas del Feng Shui, aplicadas a la ornamentación de los ambientes, no es una cuestión menor. Muy por el contrario, es un tema del que hay que saber (o asesorarse), con el objetivo de que cada rincón de tu hogar brinde paz y cadencia. De lo contrario, quizá sin desearlo, tan solo por haber colocado mal los muebles o los espejos de tu casa o piso estés boicoteando la concordia familiar o de pareja.

Si hablamos de amor, también se han hecho versiones del Feng Shui que buscan ligar la buena energía del entorno con la buena “onda” entre quienes habitan determinado espacio. A continuación: algunos tips de expertos. Síguelos al pie de la letra, o te arrepentirás.

Feng Shui para atraer el amor

Como no podía ser de otro modo, la habitación de la pareja y lo que pasa allí son la fuente de inspiración principal de quienes se dedican a asesorar al respecto. El dormitorio en sí, y la cama propiamente dicha, son los elementos protagonistas a tener en cuenta.

Habitación

• La cama debe estar ubicada en el centro de la habitación, con una mesilla de noche a cada lado. Debe haber pasillo en cada costado y a los pies de la cama se debe poder circular libremente por la habitación. Nada de sobrepoblar de muebles u objetos. Recuerda, en todo momento, la regla básica de la decoración que reza: menos es más, siempre.

• Usa dos almohadas, dos cómodas, tal vez dos alfombras… De todo, dos: esa es la clave. ¿Por qué? Si eres single, beneficiará la llegada de otro, y si estás en pareja, actuará a favor de la unión eterna entre ambos.

• Mantén el dormitorio ordenado y limpio. No sobreabundes de objetos; apuesta, más bien, por una decoración minimalista y tira al cubo de basura todos aquellos objetos inútiles.

• Ventila cada día el ambiente. El aire siempre debe entrar a la habitación. Da la sensación de frescura y de libertad; todo lo contrario a un ambiente de aire viciado, que despierta emociones más bien vinculadas a la pesadez, el encierro y el ahogo.

• Para las paredes del dormitorio, opta por los colores armoniosos y relajantes; es decir, alegres y suaves. Algunos ejemplos de ellos: el rosa, el naranja, el celeste y toda la gama de colores pastel.

• Evita las fotografías que denoten soledad, aislamiento o tristeza. Deshazte, asimismo, de los cuadros que muestren a personas tristes o solitarias (reemplázalos por otros con gente feliz). Tira también cualquier objeto feo, pesado o incómodo. Nunca te aferres a los objetos; el desapego, en este ámbito, refleja el desapego como actitud en la vida.

• Una regla clásica de Feng Shui: no debe haber más de un espejo en el dormitorio.

• Otro dato fundamental: mantén el televisor fuera de la habitación. Tiene un impacto negativo sobre el subconsciente. Simplemente, evítalo. También mantén fuera del dormitorio todo lo que implique trabajo: un escritorio, un ordenador, etcétera.

• La temperatura del ambiente debe permitir hacer de tu dormitorio un lugar acogedor, en el que se pueda andar sin ropa sin pescar un resfriado. Es señal de calidez y privacidad.

• Mantén lo familiar y doméstico lejos del dormitorio. ¿Qué significa? No dejes fotos de tu madre o de tu suegra en la habitación. Tampoco los dibujos de los niños o su mochila escolar. Es tu espacio; tu refugio privado.

• Decora con fotografías de la pareja. Brindan protección al vínculo.

• Aunque no tengas pareja en este momento, no abarrotes el armario con tu ropa. Deja lugar para las cosas de la persona que está por llegar a tu vida.

• Apuesta por una iluminación tenue y cálida, que invite al descanso.

La cama

• Se debe poder acceder a la cama por ambos lados.

• Si tienes una cama King size, cámbiala por una Queen size. En una cama demasiado grande se pierde el contacto y la intimidad. Se recomienda que sea un colchón único y no dos unidos; esto último favorece la desunión, según el Feng Shui.

• Aléjala de la pared. Este detalle posibilita que un amante irrumpa en tu vida o que se mantenga el que hoy duerme en tu cama.

• Haz que huela bien. Puedes usar esencias naturales o incienso. La lavanda es un aroma recomendable.

• Vístela con sábanas de telas naturales y, si tienen estampados, que sean suaves. Cuida sus detalles. Elige un edredón de un color no estridente; quizá un cojín en colores pastel o un pie de cama haciendo juego. Que todo sea cómodo e invite a ser disfrutado. Evita los objetos súper vistosos pero poco funcionales.

• La ropa de cama debe ser agradable al tacto (de algodón, por ejemplo).

En resumen

Ten en cuenta que el dormitorio es la habitación del amor por excelencia. Armonizar los muebles y objetos decorativos, los colores y hasta las texturas con las personas puede llegar a tener una influencia muy positiva sobre tu pareja. Recuerda: nada es de a uno; todo es de a dos. Piensa en dupla y en el color rosa y te mantendrás unida a alguien para siempre o pronto la vida te sorprenderá con una gran historia de amor. 

Últimos artículos ver todos los artículos

Bien es conocida la fuerza de una imagen sobre las palabras pero, en cuanto a excitación...

La infidelidad es más frecuente de lo que creemos. Después de que un matrimonio tras otro...

Bien es sabido que el sexo requiere práctica y por tanto, mucha cama. Tener orgasmos más...

¿Quieres que un chico se vuelva loco por ti? Si bien es cierto que nadie tiene control...