Empieza diciéndonos qué buscas:

¿CÓMO SER SENSUAL?

Podemos hablar mucho acerca de cómo ser sensual, pero a ciencia cierta, es difícil saber qué convierte a una persona en sexy o qué es lo que la hace atractiva para el sexo opuesto. A veces, no se trata de belleza ni de palabras. Tener una personalidad divertida tampoco te asegura ser sensual. Aunque sea complicado establecer unos criterios para hablar se sensualidad, hay algunos pequeños trucos que son infalibles, para ser sexy. Estos consejos, que sirven para ellas y ellos, ayudan a dar una imagen de deseo y, por tanto, te convierten en un ser irresistible. 

¿CÓMO SER SENSUAL?

1. Tócate 

Para los hombres, ver a una mujer tocar su escote, pasar con suavidad los dedos por su cabello, acariciar sus curvas e, incluso, juguetear con tu hombro desnudo o el collar que cuelga entre tu pecho son señales de que le gustamos y está llena de deseo de ser acariciada. La atención que dedicas a ti misma es una forma de invitación a ser atendida. La mirada masculina seguirá el camino de tus manos al tocarte y será muy excitante. Recuerda que, para ellos, la vista es el principal medio para excitarse y, por tanto, este pequeño detalle te convertirá en la más sensual para sus ojos. En el caso de los hombres, esto no cambia demasiado, pues un hombre sexy es también el que, sin decirlo con palabras, "se sabe sexy" y no teme palpar su cuerpo, mientras conversa o mira con intensidad a las mujeres. Pasar una mano por sus brazos, su cabello o su pecho pueden ser formas de decir a las mujeres cuánto bien puedes hacerles.

2. Preocúpate de los detalles de tu imagen

Una persona descuidada no es muy agradable de ver y puede resultar poco sexy. Si bien a todos los hombres no les gustan las mujeres muy maquilladas o que se esfuerzan demasiado por estar perfectas, a las mujeres tampoco les gustan siempre los hombres preocupados en exceso por su aspecto físico. No nos referimos a eso, pero sí a tener en cuenta ciertos detalles, como, por ejemplo, el cuidado de las manos, los pies, un mínimo de atención, no ir con ropa sucia o agujereada, etc. Se trata de tener ciertas atenciones relativas a nuestro aspecto. No para parecer algo que no somos, sino, simplemente, para decir con nuestra imagen "me quiero y me cuido". No hay nada más sensual que una persona que sabe valorarse y lo demuestra en cada momento y detalle. 

3. Movimientos sensuales

Cuando un hombre conoce a una mujer, tiene la oportunidad de hacer algunos movimientos tendentes al enamoramiento, desde el primer minuto: si la vas a abrazar, es mejor que lo hagas por la cintura; colocarle el cabello; mirar intermitentemente su boca, mientras te habla; girar la cabeza hacia un lado, como muestra de una mayor atención; etc.

Por otro lado, en los momentos previos al sexo, hay una serie de movimientos que pueden resultar muy sensuales para un hombre. Cuando la mujer entra en la cama y se estira, como si fuera una gata deseosa de ser tocada, está dando una señal clara de sensualidad. También lo consigue, cuando echa la cabeza hacia atrás, durante los juegos previos al sexo y se deja llevar por el momento. Algo que resulta muy sexy, en esos momentos y para ambos sexos, es tomar la mano de la pareja e indicarle, exactamente, dónde quiere ser tocada o tocado. Al mostrar esa desinhibición, el ambiente empezará a ponerse más caliente que nunca. 

4. La ropa interior

Ser sexy en pareja es más fácil de lo que parece, pero has de prestar atención a algunos detalles y uno muy importante es la ropa interior. Sorprender, de vez en cuando, a tu compañero con un nuevo conjunto o esperar en la cama, con una prenda de lencería, hará que se vuelva loco y te convertirá en la más sexy. Si añades a esto unos tacones, harás que se sienta el hombre más afortunado del mundo. En cuanto a los hombres, a todas las mujeres no nos gusta lo mismo, pero creemos que todas compartimos un mismo pensamiento: nada de ropa interior vieja, manchada o anticuada. Respeta tu estilo, pero pon un poco de atención a este consejo porque las mujeres también preferimos a un hombre sensual que a uno descuidado y que parece no tener que seducirnos más. 

5. Demuestra placer

Para demostrar placer, no, necesariamente, tenemos que llegar al sexo. Puedes demostrar placer durante una cena o simple conversación. Lo puedes hacer con palabras o gestos y siempre obtendrás, a cambio, el efecto deseado: parecer más sensual. Cuando estés con esa persona especial, demuéstrale cuánto te gusta escuchar sus palabras, ver su cuerpo y sentir su olor. Puedes acercarte a su cuello y olerlo suavemente o besar su mano, en cualquier momento y mientras la miras a los ojos. La mujer también puede usar sus armas, durante el proceso de conocer a un hombre. Por ejemplo, riendo sus bromas o escuchando lo que dice con admiración. Respetando su espacio, pero, a la vez, interesándose por lo que cuenta, como si se tratase de la historia más increíble que jamás le hubieran contado. 

Ya en el sexo, la mujer que muestra su placer sin inhibición, la que se deja amar totalmente y sin tabúes ni temores, es la más sensual. Una mujer que no hace el amor pensando en sus defectos físicos, sino, simplemente, en disfrutar el momento sin vergüenza, es capaz de volver loco a cualquier hombre. En cuanto a los hombres, también en la cama, pueden ser sexys, a los ojos de las mujeres, cuando, por ejemplo, deciden tomarse el tema en serio y no parar hasta que ella esté claramente satisfecha. El hombre que no tiene miedo de hacer daño, da la sensación de saber qué está haciendo y, sobre todas las cosas, demuestra sentimientos sinceros es siempre sexy. 

Recuerda que también una conversación interesante es sensual. Cultiva tu pensamiento y alimenta tus curiosidades para ser sexy. Esto también es infalible.

Últimos artículos ver todos los artículos

El sexo es algo sano, natural, un placer del que disfrutar solos o en compañía y que forma una...

El proceso de experimentar la sexualidad a veces nos lleva a sumergirnos en todo tipo de juegos...

Durante el sexo muchas veces se recuerdan todos esos vídeos porno que uno ha visto a lo largo...

Las dinámicas sexuales que tiene cada uno son, en cierto modo, únicas. El juego de la...

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la accesibilidad y elaborar información estadística sobre su navegación. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información visita nuestra Política de Cookies .

X