Empieza diciéndonos qué buscas:

Cómo manejar vuestra tensión sexual

Todos hemos sentido ese magnetismo con otra persona alguna vez, el desnudarnos con la mirada cada vez que nos vemos. Hemos sentido como inevitablemente no le podemos quitar ojo y en lo único que pensamos es en tener el mínimo contacto aunque sea para sentir esa descarga de electricidad que nos da. Estar tan cerca y ni siquiera necesitar tocarla para que salten las chispas. Y en definitiva, sentir como todo nuestro cuerpo se pone en alerta porque solo quiere más y más.

Cómo manejar vuestra tensión sexual

Una intensidad de sensaciones que pocas veces nos suceden pero que cuando se dan es una explosión de deseo. Y que se describen, nada más y nada menos, como tensión sexual.

¿Qué es la tensión sexual?

El de la tensión sexual es un campo todavía por explorar. Sin embargo, los neurobiólogos afirman que nuestro comportamiento se parece bastante al de otros mamíferos. En nuestras cavidades nasales se encuentra el órgano de Jacobson que es capaz de recoger los olores que la mucosa olfativa no percibe y entre estos se encuentran las feromonas. Así, los científicos señalan que este órgano podría estar en contacto con el hipotálamo nervioso generándose así la atracción y la tensión sexual.

De este modo, cuando nuestras feromonas entran en contacto se produce la química y la tensión sexual, de momento, no resuelta.

5 claves para avivar vuestra tensión sexual

Como has podido comprobar, la tensión sexual no es algo que se busque premeditadamente. La tensión sexual se vive y no es posible elegir por qué persona la sientes. Pero, como expertos en seducción, vamos a darte una serie de consejos para que avives la tensión y lleves vuestro deseo sexual al límite.

  1. La mirada: Juega a lanzarle miradas furtivas y esquiva las suyas. Si te pilla, sonríele y mira hacia otro sitio.
  2. Picardía al hablar: Muestra tu lado picante en vuestras conversaciones. Lánzale pequeñas indirectas y cuando te responda cámbiale de tema. Tus travesuras llamarán su atención.
  3. Insiste en el contacto: No en plan abusón. Deja caer pequeñas caricias de vez en cuando por sus mejillas o sus brazos. Retírales el pelo de la cara o recuéstate poniéndole el brazo por detrás.
  4. Gestos picantes: Del mismo modo, también es importante cómo la toques. Para que nos entiendas, si tienes que darle dos besos para saludarla o despedirte, procura que sean más cerca de la boca que de normal.
  5. Haz que se acuerde de la despedida: Si normalmente os abrazáis para despediros tenla entre tus brazos más tiempo del habitual. Mira intensamente sus labios y lánzate por fin a darle dos besos en la mejilla únicamente. Seguro que se queda con ganas de más.

Ventajas y desventajas de dar rienda suelta a la pasión

La tensión sexual no resuelta es un estado en el que dos personas que se atraen mutuamente no pueden evitar coquetear entre ellas. El deseo sexual que existe entre ellas es tal que se produce una conexión difícil de evitar. Las miradas y las caricias son constantes y es habitual que fantaseemos con esa persona.

Así que si has decidido resolver vuestra tensión para liberar toda esa pasión que habéis estado acumulando desde que os conocisteis lo mejor es que esperes tanto como puedas. Mientras mayor sea vuestra tensión y vuestra necesidad de sentiros mutuamente cerca más satisfactorio será el sexo. Es como cuando a un niño le das un regalo en cuanto te lo pide o le haces esperar hasta el día de Navidad. Los juegos de atracción os ayudarán a alimentar vuestras fantasías para que, llegado el momento del encuentro sexual, realmente os podáis satisfacer.

Pero, no es oro todo lo que reluce. También te advertimos que hay casos donde la tensión sexual no ha sido suficiente para conseguir tener sexo en condiciones. Otros muchos factores afectarán a vuestras relaciones sexuales como la compatibilidad en la cama o si mientras ligabais tuvisteis algún tipo de ansiedad que también será liberada.

Por ello, vas a tener que decidir si prefieres resolver vuestra tensión para intentar tener el mejor sexo de tu vida o dejar a la otra persona en el plano del amor platónico para evitar tener algún tipo de decepción.

Cómo evitar la tensión sexual

La tensión sexual no es algo que busques premeditadamente con alguien, simplemente se da. Por ello, puede que te pille en un mal momento porque tienes una situación personal compleja o tienes una pareja a la que no te gustaría perder por un rolo. Así que si quieres manejar bien la situación y no acabar entregándote a tus instintos:

  • Evita situaciones comprometidas: Por muy fiel que seas quedarte a solas con la otra persona te va a poner las cosas muy difíciles. Las hormonas y las feromonas son capaces de activar todos tus instintos y esto sumado al morbo de la situación podría hacer que acabaras cometiendo un error, muy placentero, pero un error.
  • Aclara las cosas: Y no solo para evitar que la otra persona se lance. No hay nada más antierótico que que habléis de vuestra tensión sexual. Vuestros deseos respecto a la otra persona son como un secreto a voces, por vuestras miradas y coqueteos, que nunca deberías materializar en palabras. De este modo hablar las cosas hará que vuestra tensión sexual cada vez vaya a menos.

Como has podido observar la tensión sexual es una de las emociones sexuales más intensas que puedas vivir. Y no somos capaces de elegir con quien tenemos esa química y atracción física necesaria para que se dé la tensión, así que piénsatelo dos veces antes de lanzarte a las piscina o decidir abandonar el juego. Desde luego que hay muchos factores a favor y en contra pero, si te sale bien la jugada, podrías estar ante el mejor sexo de tu vida.

Últimos artículos ver todos los artículos

El sexo es algo sano, natural, un placer del que disfrutar solos o en compañía y que forma una...

El proceso de experimentar la sexualidad a veces nos lleva a sumergirnos en todo tipo de juegos...

Durante el sexo muchas veces se recuerdan todos esos vídeos porno que uno ha visto a lo largo...

Las dinámicas sexuales que tiene cada uno son, en cierto modo, únicas. El juego de la...

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la accesibilidad y elaborar información estadística sobre su navegación. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información visita nuestra Política de Cookies .

X