Empieza diciéndonos qué buscas:

Mitos y verdades sobre el uso del preservativo

Que el preservativo debería ser algo sumamente imprescindible en nuestra vidas es algo que ya deberíamos de tener muy claro. Y es que no solo debe preocuparte el hecho de quedar embarazada, sino que lo que empieza como algo divertido puede acabar en un contagio de alguna enfermedad de transmisión sexual.

Mitos y verdades sobre el uso del preservativo

Es una tontería pensar que el condón va a arruinar tus relaciones sexuales y que no van a ser lo mismo ya que por suerte en la actualidad podemos encontrar en el mercado infinidad de tipos de preservativos que pueden incluso hacerte disfrutar mucho más de tus relaciones sexuales.

Además de este, existen muchos más mitos alrededor del uso del preservativo que sería conveniente que nos replanteáramos. Porque hay quienes creen que el condón solo se utiliza para protegerse durante las relaciones esporádicas, que se rompe muy fácilmente o que rompe con la magia del momento cuando tienen que parar para ponérselo. Pero mientras otros ponen mil excusas para no ponérselo tú tienes una mucho más importante por la que sí deberías hacerlo: tu salud.

Y es que pese a lo que podamos creer el preservativo es un gran desconocido para todos nosotros. Estamos tan familiarizados con su uso que creemos ser expertos cuando en realidad muchas de las encuestas que se realizan demuestran que seguimos cometiendo los mismos errores de siempre en cuanto a su uso. Algo que se debe al desconocimiento o a la falta de previsión y que podría tener graves consecuencias en nosotros mismos ya que el mal uso del preservativo afecta a la eficacia de este.

Por ello, vamos a desmontar algunos de los mitos más extendidos respecto al uso del condón. Pese a que es uno de los métodos anticonceptivos más extendidos en el mundo por su precio y su accesibilidad, muchos tienden a desconfiar de su uso por simple desconocimiento. No saber cómo se utiliza, de qué nos protege o qué efectos puede tener durante las relaciones sexuales, provoca que muchos prescindan del preservativo poniendo en riesgo su salud. De modo que, llegados a este punto, aquí te contamos toda la verdad que necesitas saber sobre el uso del condón.

Mitos sobre el uso del condón

1. El preservativo siempre irrita. Si eres alérgico al látex puede que te ocurra, pero para eso existen condones de otro material como el poliuretano o materiales específicos hipoalergénicos.

2. El preservativo puede fallar. Lógicamente puede fallar, al igual que cualquier otro método anticonceptivo, pero justamente el preservativo es de los métodos más seguros y que además nos protege frente a las enfermedades de transmisión sexual (ETS), cosa que no hacen otros métodos.

3. Usar dos condones es más seguro. Este es otros de los métodos más extendidos con respecto al uso y seguridad de los preservativos pero realmente es una de las peores cosas que puedes hacer ya que la fricción de los dos condones provocará una rotura y las posibilidades de embarazo y/o enfermedades de transmisión sexual. Lo mejor que puedes hacer es colocarlo correctamente y confiar en que es un método 99% seguro.

4. Con condón no sientes nada. Esta es una de las excusas que más escucharás de los labios de un hombre que quiere evitar el uso del preservativo pero no puede estar más equivocado. Incluso hay estudios que demuestran que el hombre no pierde un ápice de sensibilidad durante las relaciones sexuales con preservativo.

5. Hay que hinchar el preservativo para ver si está dañado. Los condones pasan por estrictos controles de calidad que garantizan su fiabilidad. Por ello, es mejor que no lo manipules antes de ponértelo porque es entonces cuando de verdad lo podrías dañar. La forma del preservativo está diseñada para que pueda ponerse fácilmente y sin complicaciones; pero en cambio, al hincharlo te será más difícil ponértelo y podrías dañarlo por ejemplo con las uñas.

6. Si no han eyaculado, se puede volver a usar el preservativo. ¡Nunca! El preservativo solo se usa una vez ya que, cuando se usa, la fricción de la relación sexual lo debilita y su efectividad disminuye. Y no hace falta decir que además es una guarrada insalubre.

7. No hay preservativo de mi talla. Esto es una manida excusa que no tiene ninguna validez ya que las marcas ofrecen diferentes tamaños de preservativo y solo es cuestión de ir probando hasta encontrar el adecuado.

8. Provoca sequedad vaginal. Ni el condón ni el látex causan sequedad. Si sufres de sequedad vaginal utiliza lubricantes y de esta manera conseguirás tener una relación sexual plena.

9. Solo cuando se tiene sexo esporádico. Mientras algunos tienen claro que durante las relaciones casuales se corre mucho riesgo de contraer una enfermedad de transmisión sexual, en las parejas estables y monógamas se tiende a evitar el uso del preservativo debido a que, por la confianza, no se corre el mismo peligro. Sin embargo, deberíamos tener en cuenta también otros factores y es que el preservativo es un método anticonceptivo de barrera no provoca alteraciones hormonales como sucede con otros métodos.

Verdades sobre el uso del preservativo

  • También se debe usar condón en el sexo oral y es que durante este también se pueden contraer enfermedades de transmisión sexual (ETS). Si quieres eliminar el sabor de látex, aprovechen este momento para utilizar condones con sabores divertidos.
  • Las erecciones son más prolongadas. Esto se debe a que con el preservativo no existe un contacto directo con la piel. Así, mientras las erecciones duran una media de entre 5 y 15 minutos, el uso del preservativo podría alargar unos cuantos minutos más el tiempo que se tarda en eyacular.
  • El condón debe colocarse antes de la penetración, cuando el pene está erecto. El líquido preseminal, pese a que tiene una carga menor de espermatozoides, también puede provocar un embarazo no deseado.

Algunos consejos para un correcto

Estos son algunos de los mitos y las verdades más comunes cuando se utiliza un preservativo. Por ello si cumples con los siguientes consejos tu experiencia sexual será completamente placentera y sin ninguna complicación.

  • Utilízalo siempre en tus relaciones sexuales, sobre todo si son esporádicas.
  • Sé cuidadoso al abrir el envoltorio. Podrías dañarlo con los dientes, las uñas o las tijeras.
  • Póntelo correctamente y hazlo siempre antes de la penetración. El líquido preseminal también puede traeros problemas.
  • Comprueba siempre la fecha de caducidad
Últimos artículos ver todos los artículos

Existen muchos motivos para establecer nuevas dinámicas sexuales en tu relación. Quizás el...

Hace poco conociste a alguien, quizás en un viaje o en una cena con unos amigos, pero resulta...

Sí, lo sabes de sobra: cuando se habla de sexo no solo es penetración , pero seguro que cuando...

Alcanzar el orgasmo femenino no debería ser tomado a la ligera . A veces puede resultar...

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la accesibilidad y elaborar información estadística sobre su navegación. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información visita nuestra Política de Cookies .