Empieza diciéndonos qué buscas:

La infidelidad emocional: cuando te fijas en otra persona

La infidelidad: ese momento al que todos tememos enfrentarnos y que alguna vez hemos cometido cuando se ha cruzado en nuestro camino la persona indicada. Y es que por mejor que vaya una relación, siempre existen tentaciones y mil motivos por los que acabar cometiendo el error. Claro que normalmente tendemos a relacionar la infidelidad con un encuentro físico, ya sea a causa de unos simples besos o de mantener relaciones sexuales completas con terceras personas ajenas a tu relación de pareja. Pero, para muchas personas la infidelidad podría ir mucho más allá. Te contamos cómo.

La infidelidad emocional: cuando te fijas en otra persona

Qué es la infidelidad emocional

Como hemos dicho, la infidelidad siempre ha estado relacionada con el encuentro sexual en mayor o menor medida. Para la mayoría, que nuestra pareja llegue a concretar algún tipo de deseo sexual con otra persona supone una falta de lealtad que difícilmente podrán perdonar. Y es que relacionamos la fidelidad con la capacidad de reprimir nuestras fantasías sexuales con otros a favor de mantener y cuidar de nuestra relación de pareja. Sim embargo, la concepción de infidelidad está cambiando, y es aquí donde entra en juego la infidelidad emocional.

Así, por infidelidad emocional entendemos el hecho de que para nosotros una tercera persona sea la que nos aporte la confianza, la compañía, la seguridad emocional o por la que alberguemos sentimientos que debería darnos o deberíamos tener por nuestra pareja llegando a ocupar su lugar. Es decir, que sentimentalmente sea esa tercera persona quien nos complete y con quien nos sintamos involucrados, más que con nuestra propia pareja.

En este sentido, aquí es donde se dibuja el dilema. Hay parejas para quienes la infideliad física es mucho más grave puesto que supone que no se ha sido capaz de controlar los instintos sexuales para cuidar de la relación. Pero, para otras es mucho más doloroso que su pareja albergue sentimientos por un tercero aunque no haya llegado a tener ningún tipo de acercamiento físico ya que implica que ocupa un lugar importante en su vida.

El peligro que entraña

La infidelidad nunca está justificada. Al fin y al cabo supone una falta de lealtad hacia la pareja que muchas parejas no son capaces de superar, o bien superan con muchas dificultades y tiempo. Pero, cabe destacar que la infidelidad emocional implica una serie de peligros que deberías conocer para saber cómo lidiar con ella.

Hay quienes creen que 'un desliz lo tiene cualquiera' y es que la mayoría de parejas que superan una infidelidad (física) consiguen perdonar a su pareja porque creen que no ha habido sentimientos de por medio. Lo ven como una atracción física o una necesidad sexual puntual que no volverá a repetirse. Sin embargo, cuando existen sentimientos es mucho más difícil de perdonar pues implica que hay un quiebre emocional en la pareja que otra persona ha cubierto. Por ello, la infidelidad emocional supone un gran reto para la pareja pues demuestra que hay necesidades que no están siendo cubiertas.

Y es que estas necesidades pueden estar relacionadas con muchos factores. Algunos de los más fáciles de superar son por ejemplo la falta de tiempo juntos, pues simplemente se habrá recurrido a otra persona porque la pareja no está disponible todo el tiempo que se necesita y en cuanto lo haga volverá a estar en primer plano. Pero otros son mucho más difíciles de superar como cuando se trata de un problema de comunicación, de proyectos de vida distintos, de afecto porque uno de los dos es demasiado frío o cuando se encuentran cualidades en otros de los que carece la pareja.

En este sentido el problema está en la base de la relación y de no tratarlo a tiempo uno de los dos podría acabar teniendo demasiados sentimientos hacia un tercero como para poder continuar con la relación. Y es que el sexo esporádico es algo que cualquiera puede tener, pero no el amor. Porque el amor implica conexión e implica complementarse con la otra persona a un nivel al que nadie más puede llegar. Es por ello que la infidelidad emocional duele, y mucho.

Causas por las que se es infiel

Sea como fuere, existen muchos patrones por los que las personas son infieles, e independientemente de si la infidelidad ha sido de tipo sexual o emocional, albergan detrás de ellas motivos muy diversos.

Son adictos sexuales: Para este tipo de personas lo más placentero de las relaciones es el proceso de conquista y seducción y el sexo. Por ello, teniendo en cuenta que lo que más valoran son esos primeros momentos de la relación buscan continuamente aventuras rápidas. Así, si no tienen una vida sexual muy activa y donde estén siempre innovando pronto se aburrirán y buscarán nuevas experiencias.

Quieren dejar la relación: No son capaces de dejar la relación por sí mismos y buscan excusas para hacerlo. Por ello, se dejan involucrar sentimentalmente con terceras personas que les den el empujón y los motivos que les faltan y pueden llegar a tener algún tipo de intimidad con tal de que sea su pareja quien acabe abandonando la relación.

No soportan involucrarse sentimentalmente: ¿Has escuchado hablar de las personas que tiene una coraza? Hay quienes no son capaces de involucrarse en una relación al 100% porque tiene miedo a poner sus sentimientos en juego y arriesgarse a salir lastimados de la relación. Por ello, evitan dejarse llevar y se crean una barrera emocional que los proteja. Pero, el no darlo todo en la relación los lleve en muchas ocasiones a sentirse incompletos por lo que acaban fijándose también en otras personas que rellenen esos huecos, sin dejar que una sola persona en concreto lo complemente del todo.

Reprimen sus sentimientos más extremos: Cumplen con todos los requisitos del estereotipo de familia feliz de cara a la galería. Por su educación algunos sentimientos como los que se le generan cuando se enfada mucho deben ser reprimidos por lo que al final acaba hastiándose de la relación. Reprimir sus sentimientos le crea ciertas insatisfacciones que de no subsanarlas con comunicación podrían provocarle la necesidad de refugiarse en otra persona como forma de resolver sus conflictos aunque sea de forma superficial.

Últimos artículos ver todos los artículos

Bien es conocida la fuerza de una imagen sobre las palabras pero, en cuanto a excitación...

La infidelidad es más frecuente de lo que creemos. Después de que un matrimonio tras otro...

Bien es sabido que el sexo requiere práctica y por tanto, mucha cama. Tener orgasmos más...

¿Quieres que un chico se vuelva loco por ti? Si bien es cierto que nadie tiene control...