Empieza diciéndonos qué buscas:

Ideas para combatir la soledad

Es natural que haya momentos en los que te sientes solo. Lejos de vivirla como una vivencia negativa, esta experiencia puede ayudarte a conocerte mejor a ti mismo. La soledad nos permite mejorar la relación que tenemos con nosotros mismos, puesto que estos instantes adquieren más significado todavía a partir del contraste que producen los momentos de agradable compañía de las reuniones familiares, los planes con el grupo de amigos y las actividades sociales.

Ideas para combatir la soledad

Distintas situaciones pueden incrementar todavía más nuestra sensación de soledad: un desamor reciente, la sensación de desarraigo causada por el inicio de una nueva etapa en otra ciudad, la falta de amigos, la muerte del padre o la madre... ¿Qué puedes hacer para combatir la soledad cuando en tu interior pesa la tristeza?

Evita compadecerte de ti mismo en este tipo de situaciones. Incluso aunque sea una fecha señalada como tu cumpleaños, las vacaciones de verano o el día de Navidad. No compares tu agenda con la aparente actividad social que proyectan algunas personas habituadas a compartir detalles de su vida personal a través de las redes sociales.

Los tipos de soledad más frecuentes

No puedes adivinar a partir de la apariencia cómo se siente una persona en su interior.
Ten en cuenta que existen además distintos tipos de soledad. Sentimos una soledad profunda cuando experimentamos un anhelo de compañía de un modo constante o cuando echamos de menos poder llamar por teléfono a un buen amigo con quien compartir nuestras vivencias del día a día.

Podemos tener una red de relaciones amplia y extensa de contactos de trabajo y vínculos sociales; sin embargo, si ninguno de esos lazos es tan profundo como para abordar temas íntimos y personales, la consecuencia directa que vamos a sufrir es la soledad causada por el vacío de las conversaciones centradas en temas que no nos implican demasiado.

En otras ocasiones, la soledad que sentimos tiene un valor más existencial que conecta con nuestra propia condición de personas que nos hacemos preguntas profundas sobre el significado de la vida, la existencia del amor eterno, el valor de la amistad verdadera o el porqué del sufrimiento.

También podemos experimentar soledad de otro tipo. Soledad por no tener un grupo de amigos habituales con quienes compartir aficiones en común. Nos hace felices tener entornos en los que poder compartir con otras personas una misma actividad. Si por ejemplo, a ti te encanta jugar a tenis pero en tu entorno no hay ninguna persona interesada en disfrutar contigo de este deporte, es probable que sientas soledad social.

En cualquiera de estos casos, debes tomar la soledad no como un punto de estancamiento sino como un estímulo para hacer algo al respecto. Si te sientes solo puedes analizar aquello que vas a hacer para dejar de sentirte de este modo. La soledad disminuye en el momento en el que activas tu agenda de tareas diarias y llevas a cabo distintas rutinas incluso sin compañía. Si te quedas en casa tarde tras tarde, es difícil que puedas conocer gente interesante.

En cambio, si vas al gimnasio algunos días por semana, si te sumas a los planes de ocio que se organizan en la rutina afterworkde tu oficina, si te matriculas en una academia de idiomas para aprender inglés o llevas a cabo cualquier actividad que te resulte apetecible, te das la posibilidad de conectar con entornos de interacción social en los que iniciar nuevas conversaciones que pueden dar lugar a nuevas amistades.

Si te sientes solo y dicha soledad te paraliza, puedes preguntarte qué cosas harías hoy si tuvieses compañía para compartir esos momentos que te ilusionan. Por ejemplo, si tu plan perfecto para el próximo fin de semana sería salir a comer a un restaurante con un amigo o con tu pareja, entonces, reserva mesa para ti en un local de moda en tu ciudad. Puedes llevar contigo una revista, el periódico o un libro para acompañar tu sobremesa con unos minutos de lectura.

Si cuando haces un plan solo y sin compañía te sientes incómodo porque crees que todo el mundo te mira, tacha esta idea de tu pensamiento porque cada persona está lo suficientemente ocupada con sus propias preocupaciones y problemas.

Y además, muchas personas sí se fijarán en ti, pero lo harán desde la admiración de ser alguien independiente, seguro de sí mismo y con iniciativa. Esa es la imagen que proyecta una persona que compra una entrada para ir al teatro y no se queda en casa porque no tiene compañía. Si adoptas esta actitud, descubrirás que te resulta sencillo disfrutar de tu compañía en esos momentos de soledad que no son un tiempo vacío. Es decir, no debes vivir tus periodos en solitario como un tiempo de espera o de preparación hacia una felicidad mayor en pareja o con amigos.

Aprecia todos los puntos positivos de la soledad: te permite pensar de modo profundo en temas que abordas de un modo más superficial en el día a día como consecuencia de la prisa del trabajo. La soledad es un medio de inspiración para incrementar la creatividad al poder improvisar planes con los que vivir el momento. Estos instantes contigo mismo también te dan autoestima cuando los conviertes en una oportunidad de superación.

¿Cómo hacer nuevos amigos?

Puedes contactar a través de las redes sociales con antiguos compañeros de universidad con los que hace tiempo que perdiste el contacto. Así como acudimos a cenas de empresa durante la Navidad, también puedes proponer encuentros de este tipo en otras fechas del año. Toma la iniciativa para hablar con algunas de las personas con las que te encuentras en el gimnasio.

Si sientes que la timidez te bloquea cuando quieres dar el paso de hablar con gente nueva y no sabes qué decir exactamente en esos momentos, puedes valorar opciones que te ayuden a mejorar tus habilidades sociales. Asistir a clases de teatro te ayudará a ganar seguridad en ti y a tomarte las dificultades con más sentido del humor y perspectiva optimista. 

Últimos artículos ver todos los artículos

Bien es conocida la fuerza de una imagen sobre las palabras pero, en cuanto a excitación...

La infidelidad es más frecuente de lo que creemos. Después de que un matrimonio tras otro...

Bien es sabido que el sexo requiere práctica y por tanto, mucha cama. Tener orgasmos más...

¿Quieres que un chico se vuelva loco por ti? Si bien es cierto que nadie tiene control...