Empieza diciéndonos qué buscas:

El sexo anal y sus peculiaridades

En las relaciones de pareja nos encontramos a  veces con la necesidad de buscar y experimentar cosas nuevas y variadas. La sexualidad, a veces, se vuelve un tanto monótona y es necesario darle un nuevo giro a la forma de disfrutar para que no se vuelva una manera rutinaria y aburrida de experimentar el placer.

El sexo anal y sus peculiaridades

En cuanto a encuentros amorosos y maneras de practicar sexo, una de las más demandadas y satisfactorias para la pareja es el sexo anal, práctica que puede ser altamente excitante y placentera si la llevamos a cabo de manera adecuada. No todas las parejas optan por el  llamado griego o sexo anal, pues para muchas personas aún existen trabas y barreras a la hora de experimentar el placer de esta manera y se niegan a realizar el coito anal de forma  tajante. Algunas, más por desconocimiento que por otra cosa, pues son muchos losfalsos mitos sobre el griego que aún hoy en esta sociedad aparentemente tan modernizada seguimos alimentando.

El sexo griego sigue teniendo tabúes

Una gran parte de la sociedad piensa que el sexo anal entre heterosexuales se debe a una homosexualidad encubierta del hombre; esto es totalmente falso, pues las parejas heterosexuales pueden disfrutar del coito por vía rectal sin tener que poner en duda su orientación sexual. Este tipo de penetración no es solo y exclusiva del colectivo homosexual; el disfrute del varón heterosexual con esta práctica se debe en gran medida a la estrechez del ano en comparación con la vagina. Por ello, al estar el pene más en contacto con las paredes rectales siente una sensación de placer mucho mayor y más intensa. En el caso de las mujeres este placer se debe a lamultitud de terminaciones nerviosas que existen en la zona anal, lo que hace que la estimulación de este área sea altamente satisfactoria para las féminas.

Otro mito falsamente extendido es el de que el sexo anal denigra a las mujeres, puesto que es completamente erróneo que esta práctica produzca tal efecto, la mujer es libre de experimentar con su sexualidad en la medida que lo desee y no por ello deben ponérsele trabas a tal o cual experiencia sexual. Estas deben estar sujetas al deseo de la persona en sí, teniendo en cuenta que no a todos nos excitan las mismas posturas, prácticas o fantasías y que no por ello deben ser consideradas denigrantes para la persona que las efectúe. En el mundo del sexo todo es válido si es consensuado por los dos miembros de la pareja, una vez liberados de tabúes estúpidos más propios de un pasado anterior.

Algunas de las personas que se niegan a realizar esta práctica lo hacen pormiedo al dolor que puedan sentir. Es obvio que el ano no está preparado para la penetración, pero como cualquier músculo del ser humano, con preparación y tiempo puede adaptarse a este tipo de práctica sin que sea molesta o dolorosa, sino muy al contrario, altamente satisfactoria. Todo depende de ir dilatando el ano, ya sea con juguetes sexuales, con los dedos o con otros objetos para que pueda ser capaz sin problemas de no sufrir molestias durante y después de la penetración.

También existe un amplio colectivo de personas que rechazan el sexo anal por temor o vergüenza de encontrar material fecal en el penemientras se ejecuta esta práctica. Este obstáculo puede salvarse con una buena higiene de la zona con agua y jabón u otro material que queramos utilizar, incluso mediante enemas para limpiar la zona antes del acto sexual y evitar precisamente esta presencia de heces; pero no es estrictamente necesario y queda a elección de cada pareja o persona.

Una cuestión que sí debemos tener en cuenta y que a muchos les hace evitar esta práctica es el posible contagio de enfermedades de transmisión sexual, pues el sexo anal, como toda experiencia sexual, debes practicarlo con seguridad, aunque es obvio que el ano, por sus peculiaridades, es más propenso a este tipo de enfermedades. No obstante, el uso de preservativos puede contribuir a dar por zanjada esta cuestión y disfrutar del sexo anal sin problemas de ningún tipo y con total seguridad.

Si nos hemos liberado ya de estas absurdas trabas a la hora de disfrutar del sexo, no tenemos que olvidar que, como en toda relación personal, la otra parte de la pareja deberá estar también de acuerdo en realizar el coito anal. No debemos obligar a nadie a hacer aquello que no desee, tiene que seralgo consensuado y hablado con anterioridad en el seno de la pareja, pues no hacerlo podría llevar a tensiones y a no disfrutar plenamente de las relaciones carnales.

Sobre todo, buena lubricación

Hemos de tener en cuenta, a la hora del sexo anal, que el ano no se autolubrica como la vagina, así que deberemos lubricar la zona, preferiblemente con productos a base de agua, para que no haya problemas antes, durante y después del coito. El uso de otras cremas o geles no es recomendable, dada la sensibilidad de la zona y el posible daño que podamos causarle a posteriori.

Una vez que tengamos bien lubricada la zona rectal, pasaremos a la dilatación del ano, bien con los dedos o bien con juguetes específicos para esta cuestión. Nuestra pareja debe estar relajada para evitar contracciones involuntarias del esfínter anal que puedan ocasionarle molestia o dolor innecesario. Podemos incluir esta dilatación en los momentos previos a la penetración para así ir cada vez dilatando más el ano y poder tener una penetración vía rectal sin problemas. Puede ser altamente satisfactorio incluir estos juegos en los preliminares para el disfrute de la pareja en conjunto.

La penetración anal, dada la sensibilidad de esta zona, no debe ser brusca o podríamos ocasionar males mayores no consiguiendo el efecto deseado sino todo lo contrario. Esta introducción se debe hacer lenta y suave para disfrutar plenamente de ella sin las indeseadas molestias posteriores que puede acarrear. La intensidad y profundidad dependerá ya mucho de la pareja y de su experiencia en esta práctica.

Últimos artículos ver todos los artículos

El sexo es algo sano, natural, un placer del que disfrutar solos o en compañía y que forma una...

El proceso de experimentar la sexualidad a veces nos lleva a sumergirnos en todo tipo de juegos...

Durante el sexo muchas veces se recuerdan todos esos vídeos porno que uno ha visto a lo largo...

Las dinámicas sexuales que tiene cada uno son, en cierto modo, únicas. El juego de la...

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la accesibilidad y elaborar información estadística sobre su navegación. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información visita nuestra Política de Cookies .

X