Empieza diciéndonos qué buscas:

¿Cómo enamorar a una mujer? Trucos y Consejos

Entre los deseos que un hombre pediría al genio de la lámpara, hay algunos, como enamorar a una mujer, que son casi, casi universales. ¡El gran dilema! No hay ningún hombre que alguna vez no se haya planteado cómo será el gran secreto de tener a las mujeres comiendo de la mano. ¿Cómo se las arreglan los ligones para conseguir la atención de las chicas? ¿Dónde está el truco?

¿Cómo enamorar a una mujer? Trucos y Consejos

Unos pocos hombres parecen hacerlo fácil. Mientras tanto, la mayoría se encoge de hombros y se pregunta como es posible enamorar a una mujer. Incluso los que han conseguido pareja, muchas veces se preguntan cómo lo han hecho, porque ha surgido el amor y no tienen muy claro cómo. Seguramente hayan aplicado, sin saberlo, algunos de los trucos de seducción que se suelen recomendar. ¿Quieres saber cuáles son? Pues presta atención a los siguientes consejos.

Las claves para enamorar a una mujer

No hay dos mujeres iguales. Es obvio. Pero las mujeres y los hombres pueden definirse por unos patrones que casi siempre son comunes para todo el grupo. Pequeños detalles de conducta o de interés que podemos encontrar en (casi) todas las mujeres o en (casi) todos los hombres. Sabiendo cuáles son esos detalles podemos “atacar” en la seducción y, con eso, conseguir puntos ante la chica que deseamos. Ella podrá verte con interés y, con suerte, convertirse en tu próxima pareja.

Debe conocerte

Obviamente, el primer paso de la seducción es que la otra parte sepa que existes. Esto es evidente cuando formáis parte del mismo grupo de amigos o sois conocidos, aunque no íntimos. Pero no es tan evidente cuando tú y la chica solo os conocéis de pasada. Por ejemplo, la vecina con la que te encuentras en el ascensor, la camarera que te pone el café cada mañana desde hace un año (y ni sabéis vuestros nombres), la chica del banco a la que ves una vez a la semana, etc.

Sin conocerse no hay posibilidad de ir más allá. Si ella está en el grupo de “te conozco de vista”, tienes que implicarte en darte a conocer. Saludar, presentarse, darle dos o tres frases de conversación cuando te atienda en la frutería o cuando te cobre en la caja del supermercado. Que te reconozca cuando entras en su cafetería y sepa quién eres, lo que pides, lo que te gusta, y cómo te llamas.

Ignórala un poquito

Si sabe que existes, ya has dado un paso importantísimo. Sigue manteniendo ese contacto casual y de poca profundidad y, con el tiempo, habrá la suficiente confianza como para que seas más amable de lo normal. Quizá puedas lanzarle alguna vez un halago suave, sincero y natural, sin groserías ni indicaciones sexuales. Ella notará tu interés y te verá de una manera distinta y eso es bueno. Sé educado siempre y no pises terrenos resbaladizos.

Pero al mismo tiempo que mantienes esa relación casual y con interés por ella, ignórala un poco. Compórtate de modo que ella vea que no es el centro de tus atenciones, que tu día a día transcurre con otras cosas y que, aunque te gusta verla, no tienes que estar prestándole atención. El mensaje que ella recibirá con esto es que pareces interesado, pero que puedes permitirte olvidarla. Esto le hará tener curiosidad y dudas. Sobre todo cuando están acostumbradas a tener hombres revoloteando alrededor e insistiendo en tener una cita. Tú eres diferente y no revoloteas. Aunque ella puede gustarte, no eres un moscardón.

No seas pesado

No te comportes de manera obsesiva. No hagas que se sienta acosada, pues notará tu insistencia. No es lo mismo pedirle un café por la mañana a la camarera que preguntarle por sus turnos de trabajo para siempre coincidir con ella. Ella notará eso y puede molestarle. Parecerás desesperado, ansioso y pegajoso. No quieres eso.

Es mucho mejor romper sus rutinas. Si coincidís todos los días en el supermercado, en la cafetería o en tu trabajo, prueba a romperle los esquemas. Rompe lo que ella cree que sabe de ti. Si espera encontrarse contigo todos los días, deja de aparecer un día o dos. Ella lo notará y puede que hasta te pregunte a la vez siguiente. Esto es un juego de pesca y tienes que saber mover el anzuelo para que la presa pique.

Empezará a sentir interés por ti. Se está implicando en el juego.

Despierta su interés

Ella se mostrará curiosa e interesada y seguramente empezará las conversaciones antes que tú. Te comentará cosas, te hará preguntas. Intenta parecer tranquilo y nunca desesperado. En los comentarios y preguntas que ella te haga, directa o indirectamente y seguramente sin darse cuenta, habrá implícito un deseo de información sobre ti y tu vida.

Sé cauto y dosifica muy bien la información que le das para mantener viva la llama de la curiosidad. No le cuentes tu vida al detalle, esquiva ciertos temas y no respondas directamente a todo. Pónselo difícil y captarás su atención: no está acostumbrada a que se lo pongan difícil. Ella verá en ti un hombre distinto a todos. Ve dándole miguitas para que sienta avanzar, pero no le des todo de una vez.

¡La cita!

Ahora ya está interesada en ti y tú en ella. Es el momento de tener una cita informal, en la que te comportarás con naturalidad. Ella ha mordido un poco de tu anzuelo y ya puedes abandonar la postura de “te ignoro un poco”. Ahora debes mostrar interés. Pero sin ser ansioso, claro. Demuéstrale que te importa su comodidad, que eres un caballero y que, cuando una mujer te interesa, te centras totalmente en ella y solo en ella.

¿Y después?

La vida sigue. Depende de lo agradable que sea la cita, volveréis a quedar varias veces y ella estará más seducida por ti. Compórtate con confianza, madurez y seguridad en ti mismo y poco a poco estarás presente en su cabeza todo el día.

Del contacto surge la seducción y de la seducción, el enamoramiento. A partir de ahí la cosa puede hacerse más fuerte e importante y resultar una relación entre los dos. ¿Crees que es imposible conquistar a cualquier chica? Como toda habilidad, la seducción requiere entrenamiento. ¿A qué esperas para empezar?

Últimos artículos ver todos los artículos

El sexo es algo sano, natural, un placer del que disfrutar solos o en compañía y que forma una...

El proceso de experimentar la sexualidad a veces nos lleva a sumergirnos en todo tipo de juegos...

Durante el sexo muchas veces se recuerdan todos esos vídeos porno que uno ha visto a lo largo...

Las dinámicas sexuales que tiene cada uno son, en cierto modo, únicas. El juego de la...

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la accesibilidad y elaborar información estadística sobre su navegación. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información visita nuestra Política de Cookies .

X