Empieza diciéndonos qué buscas:

Todos los secretos del séxo tántrico

Seguro que has oído hablar del sexo tántrico como de esa técnica que permite alargar el acto sexual durante horas. La verdad es que el sexo tántrico es mucho más que esto e implica aplicar toda una filosofía de vida a la hora de afrontar la relación de pareja dentro y fuera de la cama.

Todos los secretos del séxo tántrico

Esta disciplina oriental tiene más de 5.000 años de historia y combina la aplicación de técnicas físicas con un enfoque mental diferente de las relaciones sexuales. De hecho, su origen se debe a un rechazo de la religión del momento, que planteaba el rechazo al sexo como una manera de lograr la iluminación espiritual.

Optar por este tipo de sexo significa dejar de lado la búsqueda preferencial del orgasmo genital y buscar una unión de pareja más amplia, usando el sexo tántrico como medio para conseguirla.

Las claves del sexo tántrico

El tacto y la respiración son dos factores importantes en la práctica de este tipo de sexo, en el que juegan un papel importante elementos como los masajes de cuerpo completo y la armonización de las respiraciones. Con todos estos elementos, se pretende que la comunicación entre los dos amantes sea más fluida en todo momento.

La preparación previa al acto sexual es esencial para conseguir que una pareja conecte al máximo nivel en el sexo tántrico. Preparar un espacio privado y agradable donde podamos relajarnos y concentrarnos y buscar tiempo para disfrutar de nuestro encuentro es fundamental. También durante la preparación del acto, el sexo tántrico necesita lentitud y la búsqueda del contacto visual, además de la creación de rituales propios que nos puedan estimular y fomentar nuestra unión.

Después de este proceso, estamos listos para disfrutar del sexo, en el que podemos incluir las posturas que queramos, siempre procurando que equilibren al máximo las energías masculina y femenina de la pareja.

Cómo practicar el sexo tántrico

Si te planteas practicar el sexo tántrico por primera vez, debes empezar por prepararte mentalmente. No se trata de una práctica sexual que puedas realizar solo a nivel físico, por lo que es imprescindible que abras tu mente a técnicas de meditación y relajación. Ten en cuenta que no vas a buscar un simple orgasmo, sino que estás a punto de iniciar un viaje espiritual que te va a llevar a conocer a tu pareja.

Un elemento fundamental del sexo tántrico es el tiempo. Aquí las relaciones rápidas no tienen cabida, por lo que debes tomarte el proceso de manera relajada, buscar tiempo para desconectar y comenzar a experimentar sensaciones nuevas. La paciencia es una virtud en estos casos, ya que pueden pasar meses e incluso años antes de que consigáis practicar el sexo tántrico a la perfección.

Siéntate enfrente de tu pareja y miraos uno al otro fijamente, concentrándoos solo en las respiraciones. El objetivo es que os relajéis y, para ello, la respiración es fundamental. Uno debe exhalar el aire mientras el otro lo inhala y así conseguiréis que la energía fluya entre vosotros.

El siguiente punto fundamental del sexo tántrico son las caricias, que deben ser lentas, suaves y constantes. Recorriendo el cuerpo de tu pareja sin prisas harás que el nivel de erotismo entre vosotros suba espectacularmente. Crear sensaciones con el tacto en este momento es fundamental, por lo que se recomienda que uséis aceites balsámicos y cualquier elemento que pueda facilitar el contacto y la aparición de nuevas sensaciones.

Estas caricias largas y continuas, en las que es necesario recrearse para disfrutar del sexo tántrico, tienen que ir acompañadas de largas sesiones de besos. El objetivo es que vuestros labios lleguen a notar la energía de la pasión y el deseo sexual que siente el otro. Tus labios deben recorrer la boca y el cuerpo entero de tu pareja, sin prisa. Solo debes pensar en disfrutar del momento.

Las sesiones de besos y caricias pueden prolongarse tanto como queráis los dos. No debe haber en ningún momento una urgencia para llegar al orgasmo. El objetivo es llegar a alcanzar una cota máxima de excitación que acabe desembocando en una penetración especial.

Cuando ambos decidáis que se produzca, el hombre entrará en la mujer y dejará su pene dentro, sin hacer ningún tipo de movimiento. Mientras, seguirán con los juegos previos de caricias y besos, entre los que se pueden incluir diversas entradas y salidas del pene. Esta situación puede durar horas.

Mantener este nivel de excitación y disfrutar al máximo el placer que se siente en cada momento implica que los dos miembros de la pareja deben aprender a controlarse para no llegar al orgasmo. Los besos, las caricias y la concentración en las sensaciones que vivís son fundamentales durante estas rondas de penetración.

Después de prolongar tanto tiempo como la pareja desee esta combinación de besos, caricias y penetraciones, llegará un momento en que ambos notaréis el conocido como pico del placer. Es decir, un orgasmo que recorre el cuerpo entero con una intensidad inusual y que aparece de golpe en todo el cuerpo. Experimentar esta sensación hace que muchas parejas opten por seguir en el mundo del sexo tántrico y descarten otras posibilidades sexuales.

¿Te atrae lo que estás leyendo sobre el mundo del sexo tántrico? Si es así y quieres avanzar en su práctica con tu pareja, es recomendable que busques orientación de expertos en el tema. Talleres, libros, consultas… las opciones para profundizar en la práctica del sexo tántrico y profundizar en esta filosofía de relaciones interpersonales son muy variadas. En todos los casos, te permitirán conseguir mejorar en este proceso hacia la búsqueda de una energía sexual superior a la media, que te permita conectar con tu pareja en un plano más allá del genital.

Las emociones y el cuidado de las sensaciones son fundamentales para conseguir que un pareja avance en el sexo y sea capaz de disfrutar de prácticas sexuales como esta. Si quieres sentir la pasión de tu pareja en un plano diferente del habitual y disfrutar de su cuerpo y sensaciones al máximo, no puedes dejar de acercarte al sexo tántrico.

Últimos artículos ver todos los artículos

Sí, lo sabes de sobra: cuando se habla de sexo no solo es penetración , pero seguro que cuando...

Alcanzar el orgasmo femenino no debería ser tomado a la ligera . A veces puede resultar...

Bien es conocida la fuerza de una imagen sobre las palabras pero, en cuanto a excitación...

La infidelidad es más frecuente de lo que creemos. Después de que un matrimonio tras otro...