Empieza diciéndonos qué buscas:

Los mejores trucos para sacar todo el partido al sexo telefónico

Contrariamente a lo que la gente cree, el sexo telefónico no es para un determinado público avergonzado de su sexualidad, tímido como para tener una relación real, acomplejado por un defecto físico, inadaptado socialmente o impotente. 

Los mejores trucos para sacar todo el partido al sexo telefónico

Pocas veces, podemos decir que las nuevas tecnologías tienen efectos beneficiosos para la salud y todo apunta a que, cuando pensamos en el sexo telefónico, todos esos tópicos anteriores nos vienen a la cabeza y relegamos esta práctica a gente con esos problemas.

Nada más lejos de la realidad. El sexo telefónico ni es consecuencia malévola de las nuevas tecnologías ni de la sociedad represiva que nos aísla. El sexo telefónico es otra variante de la sexualidad (amigable, sana y divertida), que puede ser practicada tanto por personas solteras que no tienen tiempo para una cita en la vida real (tipo cena–copa-cama) como por parejas que o bien pasan tiempo fuera de casa viajando por compromisos laborales o familiares o bien quieren descubrir nuevas experiencias.

Aquí te contamos 7 consejos fundamentales y muy valiosos para hacer del sexo telefónico una experiencia única y totalmente adaptada a tu sexualidad habitual. Seas hombre o mujer, podrás servirte de ellos y, para hacer más cómoda la lectura, vamos a suponer que tú, que nos estás leyendo, eres la parte femenina y él, quien te va a escuchar en la otra parte de la línea, es la parte masculina de la relación.

¿Preparada? Pues siéntate y toma aire, ya que ¡empezamos!

1. Encontrad el momento y vuestro espacio

No hay nada más incómodo y menos erótico que intentar copular telefónicamente oyendo el ruido del telediario de fondo o los niños correteando por el piso. Elige una habitación en la que creas que estarás sola. Puede ser la tuya (tu office tiene su dosis de morbo, ¿por qué no?) o la de matrimonio. Incluso, si sabes que los niños están dormidos y no van a entrar en la cocina, este recinto tiene suficientes elementos eróticos como para hacer volar la imaginación.  

Elige el momento. El sexo telefónico puede ser excitante por la mañana, pero no hay nada mejor que hacerlo por la noche, cuando tu cabeza ya está mentalizada para irte a dormir, después de un día estresante.

2. Crea ambientación

Ya tienes el sitio y momento. Ahora, vístelo: baja la luz, pon música chill out o alguna que sepas que le gusta a él (como fondo, no se trata de gritar…) y también puedes comprar la típica cascada de agua en los chinos. Aunque no los pueda oler él, pon inciensos.

Y, ahora, maquíllate tú. Sí, has oído bien: maquíllate y ponte guapa, sexy y provocativa. ¿Que por qué, si no puede verte? Te lo explicamos con este sencillo ejemplo. ¿Sabes que los ejecutivos de ventas hablan de pie con sus clientes para mostrarse agresivos y conseguir una respuesta rápida? El interlocutor no les ve, pero hay algo que les transmite urgencia por el mero hecho de que estén de pie, aunque no anden de un lado para otro. Tú misma sabes si la operadora que te llama para proponerte un cambio de operador está sentada, relajada o aburrida, por su tono de voz. Pues tú haz igual: no pretendas excitar a tu partenaire con unos jeans, zapatillas de estar por casa y unos rulos en la cabeza. De alguna forma, él te va a intuir. Así que vístete y maquíllate como si fueras a asistir a una cita.

3. Modula tu voz

Ha llegado el gran momento de actuar. Modula tu voz. Ni hables con susurros (no estás en una biblioteca) ni levantes la voz tanto que pierda su toque misterioso y sensual. Tampoco exageres mucho o se verá que estás fingiendo. Sé tú, pero sé tú como cuando pretendes seducir a alguien hacia tus adentros, con tus fantasías. Piensa que tu voz y, en segundo lugar, lo que le cuentes es lo único que va a conducirle a la excitación y, si tienes suerte, al orgasmo. La voz tiene que sugerir los cinco sentidos. A partir de tu voz te va a sentir, oler, ver, degustar...

4. Sé imaginativa, pero sucinta y sugerente

Recuerda: primero, es tu voz; luego, lo que le dices. Por este orden de importancia. Sé imaginativa, pero emplea frases cortas, sucintas y sugerentes, que le den pie para imaginar también. Un ejemplo: es diferente susurrarle “estoy desnuda” que “lo único que llevo puesto ahora es mi perfume”. ¿Cómo cambian las cosas, no?

5. Déjale interactuar

¿Te ha pasado alguna vez que estás hablando con alguien por teléfono un buen rato y has descubierto que, al no interactuar, estabas hablando sola? Cédele la palabra y recibe feedback continuamente, aunque solo sean sus jadeos. Eso te asegurará que sigue tu ritmo… ¡o que, al menos, no se te ha quedado dormido!

6. Pasa a la acción: ¡mastúrbate!

No pongas esa cara ahora. De eso trataba el tema, ¿no? Incita también a él a que lo haga (aunque seguro que ya lo estará haciendo, mucho antes de lo que te imaginas…). Incide sobre el tema y haz que te hable sobre su miembro viril, hasta que tengas una imagen tan perfecta de él que creas que lo tienes delante, erguido, orgulloso, venoso y babeante de placer. Dispuesto a saltar a la carga (¡o descarga!).

7. Córrete por todo lo alto y, sobre todo…hold the line! (¡aguanta la llamada!)

Te lo has ganado. Además, como eres mujer, tienes el poder de correrte más veces, así que no le esperes (él si lo hará, es el caballero). Eso sí, grita con toda tu fuerza interior, siente como si todos tus pulmones se llenaran de aire y soltaras toda la energía hacia fuera con entusiasmo. Lo más importante: cuando os hayáis corrido, necesitaréis un tiempo. ¿Acaso existe un dispositivo en la cama que aprietas y despide a tu amante por los aires como el sillón de emergencia de un avión, cuando ya has acabado? No cuelgues el auricular de golpe, para limpiarte, o le harás sentir como un objeto. Si tienes sueño y estás agotada, después de la explosión de energía, cuenta cinco minutos de reloj y mantén una conversación banal que le ayude a rebajar tensiones y expectativas y querer colgar también. A menos que queráis un segundo round

Últimos artículos ver todos los artículos

Existen muchos motivos para establecer nuevas dinámicas sexuales en tu relación. Quizás el...

Hace poco conociste a alguien, quizás en un viaje o en una cena con unos amigos, pero resulta...

Sí, lo sabes de sobra: cuando se habla de sexo no solo es penetración , pero seguro que cuando...

Alcanzar el orgasmo femenino no debería ser tomado a la ligera . A veces puede resultar...

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la accesibilidad y elaborar información estadística sobre su navegación. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información visita nuestra Política de Cookies .