Empieza diciéndonos qué buscas:

https://www.fuegodevida.com

https://www.fuegodevida.com

Fuegodevida.com

La asexualidad, una orientación difícil de entender

Muchas personas dudan acerca de si la asexualidad es un trastorno psicológico o debería ser considerada como una orientación sexual. Esta duda surge del principio mismo de este comportamiento, en el que las personas reconocen no experimentar ninguna atracción ni deseo sexual por otros.

La asexualidad, una orientación difícil de entender

Si en algún momento te has preguntado qué es la asexualidad, la respuesta es muy sencilla. Una persona asexual no muestra ningún tipo de interés por mantener encuentros íntimos con hombres o mujeres, sin embargo, sí existe la posibilidad de que experimenten lazos afectivos muy profundos: ilusionándose, enamorándose y viviendo todas las fases típicas de un romance.

Podríamos afirmar entonces que las personas asexuales desarrollan otro tipo de motivaciones cuando sienten atracción por alguien, surgiendo en ellos inquietudes como la atracción romántica o intelectual.

¿Las personas asexuales no practican sexo?

Esto no es para nada cierto. Está comprobado que muchos asexuales disfrutan plenamente en la intimidad, especialmente durante episodios de autosexualidad, en los que obtienen disfrute por sí mismos. En pocas palabras, estamos hablando de autoerotismo o masturbación.

Llegar al clímax en este tipo de situaciones y hacerlo de forma intensa, pone de manifiesto que la asexualidad no es un trastorno sexual, ya que las personas que muestran esta orientación pueden perfectamente tener erecciones y experimentar otras formas de excitación física. Su libido les permite responder satisfactoriamente a cualquier tipo de estímulo.

Dicho esto, podemos concluir que las personas asexuales simplemente no manifiestan ningún tipo de atracción sexual por otras personas, sin importar su género. Podríamos afirmar que, en lo que respecta a deseos íntimos, su interés es poco o absolutamente nulo.

Entonces ¿cómo puede una persona asexual tener una relación de pareja cuando predomina su indiferencia hacia los encuentros sexuales? Te sorprenderá saber que, al igual que pueden enamorarse, ciertas personas asexuales son también capaces de disfrutar de intimidad con sus parejas, llegando a experimentar incluso placer y excitación.

En este caso, lo que valoran no es la inquietud por el otro, sino los estímulos físicos que experimentan al recibir un masaje erótico, besos, caricias y también como resultado de ser partícipes del placer que experimenta la persona con quien comparten momentos íntimos.

Con estas características nos preguntaremos ¿cómo pueden los asexuales disfrutar de una relación de pareja saludable? La respuesta es sencilla: como en cualquier otra situación, se trata de establecer acuerdos y existen diversas formas de hacerlo.

Algunos asexuales negocian con sus parejas temas como la frecuencia con que mantienen relaciones sexuales, las prácticas que más les gustan en la cama o las condiciones en las que llevarán a cabo el acto.

Otros asexuales prefieren que sus parejas tengan encuentros íntimos con otras personas, llegando en ocasiones a involucrarse en relaciones poliamorosas.

La tercera opción es que algunos asexuales solo acceden a tener una relación afectiva con otra persona siempre y cuando sea de su misma condición.

¿Existen varios tipos de asexualidad?

Efectivamente, así es. Las personas asexuales pueden clasificarse como mínimo en dos grandes grupos, donde se dan diferentes grados de asexualidad.

La grisasexualidad

Se caracteriza porque la persona puede llegar a sentir deseos sexuales de forma esporádica, con fluctuaciones en su libido. En algunos casos esta inquietud podría llevarlos a buscar la compañía de otra persona en la cama, pero generalmente, y a pesar de que el deseo está presente, prefieren inhibirse.

La demisexualidad

Surge en aquellas personas capaces de sentir genuinos deseos sexuales por otras, pero solo cuando logran establecer con ellas un vínculo emocional muy especial. Estamos hablando en este caso de un enamoramiento muy profundo. Los especialistas lo tratan como un posible caso de asexualidad temporal, que es superada una vez se encuentra al compañero sentimental adecuado.

Hablando específicamente de la demisexualidad, las personas que presentan esa condición pueden llegar a disfrutar de una vida íntima completamente normal, con encuentros periódicos y muy estimulantes, propiciados por los sentimientos románticos y la afinidad que los conecta con su pareja.

Por otro lado, la alosexualidad es otra condición completamente opuesta a la asexualidad. Hablamos en este caso de personas que pueden llegar a sentirse atraídas sexualmente por heterosexuales, homosexuales, bisexuales o pansexuales. En pocas palabras, lo que buscan es simplemente sentir el deseo o la inquietud sexual propia de cualquier persona.

La asexualidad o la alosexualidad no son orientaciones que la persona escoge. Precisamente por eso, al tratarse de una absoluta inapetencia por el sexo, los psicólogos todavía se cuestionan si debe clasificarse como una orientación sexual o debe estudiarse como un trastorno en el que es importante ahondar.

Para concluir, destacamos que hay personas asexuales que pueden llegar a tener una vida perfectamente normal, pues su indiferencia hacia el sexo no les impide enamorarse, compartir relaciones de afecto con otras personas e incluso, en ciertos casos, llegar a tener una intimidad esporádica, pero saludable.

También te pueden interesar ver todos los artículos

Fuegodevida.com

https://www.fuegodevida.com

Ahora que la normativa recomienda mantener el distanciamiento social, muchas relaciones...

Fuegodevida.com

https://www.fuegodevida.com

Muchas parejas tienen enormes prejuicios cuando se trata de hacer el amor en el embarazo ....

Fuegodevida.com

https://www.fuegodevida.com

La postura del 69 no es la única forma de disfrutar al máximo, aunque es una alternativa que...

Fuegodevida.com

https://www.fuegodevida.com

Puede que, a simple vista, el término parafilia suene curioso o alarmante, pero la verdad es que...

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la accesibilidad y elaborar información estadística sobre su navegación. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información visita nuestra Política de Cookies .

X