Empieza diciéndonos qué buscas:

Cómo hacer el amor a un hombre correctamente

Social y culturalmente, hay cosas que damos por asumidas. Solemos decir que los hombres siempre quieren sexo. Solemos afirmar que los hombres se pasan el día pensando en sexo y son felices con el “aquí te pillo y aquí te mato”. Bien, pues te diré que no todas las cosas que se dicen son ciertas. A los hombres les pirra el sexo, sí, pero ¿es que acaso a las mujeres no nos gusta tener sexo? Muchas cosas han cambiado con respecto a los roles masculino y femenino, en nuestra educación y convivencia y nuestro día a día. Sin embargo, cuando nos vamos a la cama, damos por hecho que el papel activo lo tienen ellos. Tenemos la creencia de que el hombre hace el amor a la mujer como un buen amante y, a veces, nos quedamos esperando a que sean ellos quienes tomen la iniciativa. Incluso, si no tenemos muchas ganas, somos capaces de ceder y dar sexo a nuestro chico con un polvo rápido, con tal de satisfacer su necesidad y pensando que, con eso, se quedará feliz. Pero escucha esto: también ellos necesitan que se les mime en la cama. También nosotras deberíamos aprender a hacer el amor a un hombre.

Cómo hacer el amor a un hombre correctamente

Juzgamos y comparamos al buen amante. Pero nosotras no asumimos el reto y el placer de practicar el arte del buen amor con nuestro hombre. Habrá mujeres que, dejándose llevar por prejuicios, consideren que aprender sobre sexo y buscar maneras de dar placer a un hombre es poco moral. Olvídate de esto. El cuerpo tiene necesidades y el sexo es un juego muy enriquecedor para nosotros, los adultos. Además, si consultas con cualquier médico y psicólogo, te confirmará que practicar sexo tiene múltiples beneficios para la salud. Por eso, no te prives de explotar tu sexualidad y sensualidad al máximo y juega a demostrar a tu hombre que eres toda una maestra en hacerle gozar.

Consejos para hacer el amor a un hombre

Seguramente pensarás que la clave para derretir a un hombre es jugar con sus genitales. Es cierto que el sexo oral o masturbar con tu mano a tu chico puede hacer que se ponga a mil revoluciones por minuto. Pero no todo el placer masculino se centra ahí. El varón tiene muchas otras zonas eróticas repartidas por su cuerpo que merece la pena conocer, explorar y descubrir. Dar con las zonas erógenas de tu chico es la clave para hacer que explote de gusto. Normalmente, estas zonas son los pechos y, especialmente, los pezones, los labios, las caderas, el trasero, el cuello, la espalda y, por supuesto, la entrepierna.

La llave de la felicidad del hombre en la cama es tener a su lado a una chica que toma la iniciativa y es creativa y curiosa. Si un hombre tiene delante a una mujer de grandes pechos y medidas 90-60-90, que se desnuda y se le ofrece, podrá excitarse sexualmente. Pero, si tiene a una mujer que le sorprende con juegos picantes, masajes eróticos y sensuales, posturas prohibidas y decenas de muestras de amor recorriendo su cuerpo (como, por ejemplo, un sensual y tierno masaje con tu lengua a lo largo y ancho de su piel, una guerra de cosquillas con los ojos vendados o la propuesta de llevar a la práctica alguna que otra fantasía), entonces, da igual cómo sea el cuerpo de esa mujer, ya que el hombre -puedes estar seguro- acabará derretido. Aunque no tengas medidas perfectas.

Piensa que si tu hombre te ve excitada y deseosa de tener sexo con él, es porque te sientes muy satisfecha con sus jueguitos, por lo que su ego de macho se verá por las nubes, ya que creerá que es un gran amante y sabe hacerte gozar. Para un hombre, saber que es capaz de satisfacer y enloquecer a su hembra en la cama es un auténtico afrodisíaco.

Posturas para hacer el amor a un hombre y que se vuelva loco

Aunque ambos disfrutaréis de lo lindo con estas posturas sexuales, lo cierto es que se trata de las posturas favoritas de los hombres. Toma nota:

  • El perrito: la propia postura ofrecerá todo un espectáculo a la vista del chico y aumentará aún más su excitación. Imagínate: tu vagina y tus nalgas a su vista y, si te agarra, puede tocar tus pechos. El ritmo de la penetración lo marca él.
  • El jinete: el ritmo y control lo tienes tú. El chico verá mucho morbo a eso de ser dominado y cabalgado por una mujer. En tus manos queda la manera en la cual complementes la relación sexual. Mientras lo cabalgas, toca, acaricia y juega, pues tus manos quedan libres. Bésalo y mátalo de placer. El jinete inverso es otra posibilidad excitante. Se realiza como el jinete, pero al revés, pues le das la espalda y el trasero a tu chico.

Secretos para darle el mejor sexo a tu hombre en la cama

  • Echa a volar tu imaginación, para preparar un escenario picante para vuestro encuentro. Puede ser algo tan simple como organizarle un striptease. O pasarte por el sex shop y comprar algún juguete. O, sencillamente, unos preliminares largos, de besitos y caricias por todo su cuerpo. Jugad con vuestros cuerpos. Cada parte de su cuerpo puede ser un juguete interesante con el cual entretenerte un rato.
  • Desnúdate y desnuda. Comienza quitándote la ropa de manera sensual. Y, cuando ya lo veas motivado, comienza a quitar su ropa y dejarle cada vez más ligerito de trapos. Para entonces, ya hará demasiado calor.
  • Cuando la cosa se ponga a rabiar de caliente, añade un poco más de excitación y acaricia suavemente sus zonas más hot, como el pene, los testítulos, los pezones y el perineo.
  • Para finalizar, puedes comprar condones de sabores y aprender a colocárselos con la boca o, si no te atreves, con las manos, pero pónselos tú.

Con estas lecciones, serás toda una experta en hacer el amor a un hombre. Se volverá loco por ti y contigo. Atrévete a explorar con él.

Últimos artículos ver todos los artículos

El sexo es algo sano, natural, un placer del que disfrutar solos o en compañía y que forma una...

El proceso de experimentar la sexualidad a veces nos lleva a sumergirnos en todo tipo de juegos...

Durante el sexo muchas veces se recuerdan todos esos vídeos porno que uno ha visto a lo largo...

Las dinámicas sexuales que tiene cada uno son, en cierto modo, únicas. El juego de la...

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la accesibilidad y elaborar información estadística sobre su navegación. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información visita nuestra Política de Cookies .

X