Empieza diciéndonos qué buscas:

10 consejos para una cena romántica de ensueño

Muchas veces, la rutina te lleva a ver pasar los días a cámara rápida. Llegas al fin de semana sin ánimo de mover un dedo y menos aún de regar la plantita de la pasión y el romanticismo dentro de tu pareja. Es así que termináis cenando juntos el sábado, sobre la mesa ratona de la sala de estar, frente a la televisión y en pijama.

10 consejos para una cena romántica de ensueño

Lejos de ser una escena sensual, ¿verdad? En efecto, no conduce justamente a alimentar la llama de la pasión. Todo lo contrario: la apaga como un bombero el fuego.

Una cena romántica, antesala de la intimidad

Te preguntarás entonces: ¿cómo organizar una cena romántica? Tendrás que poner toda tu creatividad en práctica y todo tu cuerpo y tu mente en movimiento para hacer, de una noche cualquiera de la semana, una noche perfecta de sensualidad y, en el mejor de los casos, pleno erotismo, fantasías hechas realidad y sexo fogoso.

Como primer paso, debes elegir el lugar donde se llevará a cabo la cena de a dos y solo dos (si tienes niños, una tía o abuela se ocupará de ellos por unas horas). ¿En casa o un restaurante? ¿En el comedor diario o en la terraza? Como una cena romántica no es más que la antesala clásica y predilecta de un momento de intimidad, se recomienda que, si es posible, sea en el sitio donde reside la pareja. Eso sí, habrá que aportar al mismo un toque distinto y sexy. Podría tratarse de una decoración especial, con fotografías de la pareja colgadas por las paredes, una mesa puesta como para recibir a la mismísima reina Letizia y, sobre todo, una música romántica que guste a ambos. Una selección de boleros que invite, en algún rato de la noche, a bailar voluptuosa y sensualmente podría ser, asimismo, una alternativa válida.

Trucospara no fallar y hacer de esa noche una velada perfecta

Cada pareja sabe lo que le gusta y le hace sentir cómoda. Ahora, si quieres sorprender a tu partenaire, procura seguir algunos de los siguientes tips para lograr que tu cena culmine con un postre exquisito: sexo del bueno, espontáneo y apasionado.

Vestimenta. No es lo mismo lucir la ropa de siempre que optar por un atuendo distinto y elegante, y eso lo sabes. Por eso, para una noche que promete ser especial y que, seguramente, terminará por enriquecer a la dupla, intenta sorprender a tu pareja con alguna prenda nueva o que, por lo menos, no conozca, para sacarla de su zona de confort. Lo acostumbrado, déjalo para otro momento. Inclusive puedes optar por ropa interior sexy. Nada es demasiado si el objetivo es prender fuego en la cama. ¿Llegas a darte cuenta de la diferencia?

La mesa está servida. Es fundamental que la mesa de la cocina, del comedor o del living, donde servirás la cena, vista sus mejores galas. Rompe completamente con la rutina y cambia el mantel, pon servilletas de tela, saca a relucir la vajilla que te han regalado por la boda, usa las copas de cristal que tienes arrumbadas en el aparador, utiliza velas para iluminar el espacio y convierte tu propia casa en el escenario de una noche de película. Logra atrapar la atención de tu “invitado” o “invitada”. Será muy lindo para tu pareja advertir que has gastado tiempo y energía en tan preciados detalles.

¿Comida casera o a domicilio? Parece un dilema, pero la decisión es fácil. Si sueles matarte en la cocina, pide comida servida a domicilio con el objetivo de tirar por la borda lo usual. Si, por el contrario, eres de los que se pasan la vida llamando para pedir platos a domicilio, rompe ya con el hábito y lánzate a buscar la mejor receta de tu madre o de tu abuela. Disponte a deleitar a tu pareja con un plato hecho en casa. Tenlo presente: la recompensa valdrá el esfuerzo.

Alcoholes afrodisíacos. Para acompañar tu plato elegido, es muy recomendable un vino, una sidra o un champán que os guste disfrutar juntos. Eso sí, nada de exagerar, lo que resultaría imprudente, justamente porque tendría el efecto contrario: en vez de terminar enredados en la cama, terminaréis durmiendo en el sofá y roncando.

Música para tus oídos. No es lo mismo cenar escuchando un disco de Metallica que hacerlo disfrutando de los temas románticos del malagueño Pablo Alborán. Tú bien lo sabes. Es importante que sean canciones que gusten a ambos. La música calma a las fieras y predispone muy bien a cualquier mortal.

Apostar al contacto. Es imprescindible que, durante la cena, toques mucho a tu pareja. Puede ser una caricia en su rodilla por debajo de la mesa, tomar sus manos cada cierto rato, pasar a su lado y besarle en la mejilla, la boca o cualquier otro lugar del cuerpo. Intenta que sienta que estás encendiendo la mecha que terminará generando buen fuego una o dos horas después.

Un regalo especial. Un obsequio hará sentir a tu pareja especial, como si le rindieras un homenaje. Puede ser un rico perfume para ponerse ya, una ropa interior para probarse en un rato, un anillo, un reloj que ansiaba o, sencillamente, unos bombones o una rosa.

Un antes y un después. En algún momento de la noche tendrás que dar el pase maestro a otra etapa de la velada: tanto o más importante que la anterior e, incluso, tanto o más romántica y sensual. Quizá un baile apretadito, un brindis por la pareja o un rato de besos apasionados pueden llegar a encender la pasión, lo suficiente como para dirigiros directamente a la cama o a la alfombra del living.

Ahora ya tienes claro lo que debes hacer (y lo que no) para que una cena romántica sea perfecta, es decir, termine en la cama sudando sábanas de seda. Y si no tienes con quien compartirla, entra ya en Fuego de vida y elige con quién quieres poner en práctica todos estos consejos. ¿Qué esperas? ¡Hazlo ya!

Últimos artículos ver todos los artículos

El sexo es algo sano, natural, un placer del que disfrutar solos o en compañía y que forma una...

El proceso de experimentar la sexualidad a veces nos lleva a sumergirnos en todo tipo de juegos...

Durante el sexo muchas veces se recuerdan todos esos vídeos porno que uno ha visto a lo largo...

Las dinámicas sexuales que tiene cada uno son, en cierto modo, únicas. El juego de la...

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la accesibilidad y elaborar información estadística sobre su navegación. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información visita nuestra Política de Cookies .

X