Empieza diciéndonos qué buscas:

Chica busca chico: Consejos y trucos

Internet se ha convertido en un medio y una herramienta con mucha fuerza a la hora de encontrar gente afín a ti, tener sexo casual o, incluso, encontrar tu pareja ideal. Hoy en día, todos usamos Internet y ya no es ese lugar oscuro y sórdido donde en el que solamente habitaba gente rara. Muchas personas afirman haber conocido a su pareja por Internet y es que no es más que una extensión de la vida real, pero a través de una pantalla, lo que brinda comodidad y ciertos beneficios que, en eventos sociales presenciales, no puedes obtener. Hace algún tiempo, ver un chica busca chico en webs era excepcional, ya que, por pudor o miedo, ellas preferían no meterse en eso. Dejemos atrás esos prejuicios, pues las mujeres están tan presentes como los hombres y ellas buscan exactamente las mismas cosas que pueden buscar ellos.

Chica busca chico: Consejos y trucos

¿Eres una chica y buscas un chico por Internet?  Aquí, algunos consejos para tu aventura.

Antes de colocar el anuncio

Piensa bien en lo que estás buscando. Si eres clara y concisa, la otra persona sabrá exactamente qué es lo quieres y se evitarán malentendidos. Si eres muy exigente, no te reprimas, ya que puede ser que haya alguien como tú buscas. Si ves que es demasiado, puedes adaptar tus preferencias y prescindir de ciertas exigencias, pero no lo tomes como algo que debas hacer, en primera instancia.

Asegúrate de especificar tus reglas

Incluye tu mejor foto. No es obligatorio y es respetable no querer mostrarte, pero esto ayuda mucho a que las personas se sientan atraídas por tu físico. Si lo que quieres es mostrarte para atraer a hombres, pero que no se vea quién eres, puedes probar a no mostrar tu cara o quitarte marcas que puedan ser reconocibles.

Después de colocar el anuncio

Si has especificado que solamente te interesa gente con foto, elimina a todos los que te hablen sin tener una foto. Esto te puede ahorrarte tiempo, puesto que no hay necesidad de perderlo con alguien que no puede seguir tus instrucciones.

Comprende que vas a recibir muchos mensajes de personas que no encajan con tus preferencias. Esto es así: si gustas mucho a alguien y esa persona ve que no entra dentro de tus filtros, no le importará y probará, igualmente, suerte.

Si ves algo que te gusta, contacta con esa persona de la manera más personal y anónima que puedas. Un correo electrónico, en vez de, directamente, un WhatsApp; o un mensaje privado, en vez de un comentario público.

Cuando estés hablando con alguien que te interesa

Comparte información esencial sobre ti, pero no te pases. No entres en detalles personales y recuerda que no sabes quién es. Conservar un poco de desconfianza y reserva es importante. Habla de lo que quieres, qué buscas, qué te apetece que suceda en el posible encuentro y preguntas sobre cualquier tema que consideres relevante.

Si lo que quieres es preservar tu intimidad y estás hablando con alguien que te gusta, no digas tu nombre real, dónde trabajas o a qué escuela fuiste. Alguien muy interesado podría buscarte en Facebook y encontrarte y, si no quieres, no tienen derecho a saber quién eres realmente.

Si tu identidad está al descubierto y no te importa que te encuentren en redes sociales, asegúrate de averiguar quién es él. Búscalo en Facebook, Google u otras redes sociales en las que pueda estar registrado. Seguramente, sea una persona agradable y normal, pero, si hay algo extraño, de esta manera, podrás saberlo. En muchas ocasiones, se miente solamente para poder tener un encuentro sexual con una chica y se descubre, después, que estaba casado o tenía hijos. Un buen método es saber si tenéis amigos en común.  

Una vez que hayas hecho tu selección definitiva

Tener una cita o reunión en público, primero. Así puedes comprobar si sus fotos eran recientes y reales, tiene algo que esconder y te transmite confianza o no. Si, en su aspecto, ves cosas extrañas y que no te gustan o una expresión corporal que no es de tu agrado, puedes terminar con tu seleccionado. Es importante quedar en un lugar donde tengas la libertad de, en caso de querer marcharte, poder hacerlo sin presión. Siempre será más cómodo quedar para tomar un café que quedar en el apartamento de alguno, donde no habrá más que tensión y esto puede hacer que quieras echarte atrás, aunque él te guste.

Si la cosa va bien y, finalmente, vas a su casa o él a la tuya, procura mantener tus objetos identificativos (como DNI) e importantes (tarjeta de crédito) fuera de su alcance. Actúa como si actuaras con cualquier desconocido que entra por la puerta. No es cuestión de paranoia, es cuestión de ser precavida y evitar disgustos. Si eres tú la que va a su casa, esto te dará ventaja, ya que podrás ver dónde vive y detalles importantes de él (si es ordenado, si sabe decorar o cosas le gusta hacer, ya que el interior de una casa revela muchas cosas). También verás cómo actúa y te trata, una vez estáis a solas.

Después del encuentro

Una vez hayáis quedado, es imprescindible que cuides tu actitud y tus actos. Si la cita ha ido mal y no te interesa volver a verle, no debes alimentar su ilusión por miedo a herirle. Si le muestras a tiempo tu desinterés, a pesar de que a él le hayas podido encantar, tendrá tiempo para buscar a otras personas más afines y no le dolerá, ya que solamente habréis quedado una vez. Si es un chico normal, aceptará el no y no habrá problemas. Y debes tener cuidado, ya que, por muy amable que se haya podido mostrar, no sabes cómo reacciona a los rechazos. Si percibes cierta agresividad o reticencia a aceptar tu negativa, sé lo más agradable que puedas. Déjale claro que no te interesa como pareja, pero que podéis ser amigos o veros de nuevo por ahí. Agradécele el trato que tuvo contigo y recuérdale lo bien que lo pasaste. Esto es necesario, ya que debes asegurarte de no tener ningún tipo enfrentamiento con alguien que puede acosarte. Si consideras necesario advertir a las autoridades, no lo dudes ni un momento.

Últimos artículos ver todos los artículos

Alcanzar el orgasmo femenino no debería ser tomado a la ligera . A veces puede resultar...

Bien es conocida la fuerza de una imagen sobre las palabras pero, en cuanto a excitación...

La infidelidad es más frecuente de lo que creemos. Después de que un matrimonio tras otro...

Bien es sabido que el sexo requiere práctica y por tanto, mucha cama. Tener orgasmos más...