Empieza diciéndonos qué buscas:

¿CUÁNDO PROPONER UNA SEGUNDA CITA?

Sábado por la noche. Has tenido tu primera cita con la chica o el chico de tus sueños, y ha sido tan placentero y a la vez tan corto que te has quedado con ganas de más. Entonces se te pasa por la cabeza proponerle una segunda cita, pero la inseguridad domina ese deseo y te preguntas “¿espero a que me lo proponga?”o “¿y si me dice que no?” Tras conocer a alguien se abre la posibilidad de que surja una segunda cita, pero ¿sabemos qué pasos dar para que se haga realidad?

¿CUÁNDO PROPONER UNA SEGUNDA CITA?

Cómo elegir el momento para la segunda cita

Para evitar que esas dudas te frenen a la hora de proponerle la segunda cita, lo primero que tienes que hacer es pararte a analizar la primera: nivel de comodidad, que se traduce en horas de conversación que parecieron minutos; si tenéis cosas en común, como dos almas gemelas destinadas a encontrarse; si sientes la necesidad de conocer más sobre esa persona, sin necesidad de colarte en casa de su madre; y ya, si además, echas la imaginación a volar y te imaginas haciendo cosas con esa persona en el futuro, entonces la cosa ya sí que promete. Este paso es más difícil para quienes han tenido experiencias amargas en el pasado, pero ese no es impedimento para que puedan disfrutar como los demás. Así que, como bien dice aquella expresión latina tan extendida, “carpe diem” (aprovecha el momento).

"Un 16% de las mujeres esperan entre dos y seis días para volver a quedar, mientras que un 42% espera más de dos semanas"

Ahora bien, una vez que termina esa velada que hubieras querido que fuese una precuela de "La historia interminable", ¿cuánto tiempo hay que esperar antes de proponer esa segunda cita? Según las últimas estadísticas realizadas, un 16% de las mujeres esperan entre dos y seis días para volver a quedar, mientras que un 42% espera más de dos semanas, así que, ¡chicos, mantened la calma! Aunque tampoco mucho, porque según el mismo estudio, el 97% de las mujeres piensa que el hombre tiene que dar el primer paso...

Pero bueno, esto son solo datos para ver el panorama, toca lanzarse, y para eso a continuación te dejamos unos consejos para que esa siguiente cita se haga realidad:

1. Si en la primera cita habéis terminado de maravilla, no vuelvas a entrar en contacto con esa persona en lo que queda de noche, no vaya a ser que esa buena imagen que se ha llevado de ti se vaya al garete. Ya se sabe que la primera impresión es la que cuenta.

2. Mientras estés con esa persona, prohibido mirar el teléfono móvil, pues para algunos puede resultar casi tan molesto como hablarles de tu ex. Coloca tus cinco sentidos, seis si puedes, en todo lo que te cuenta, porque no hay nada que enamore más que alguien que sepa escuchar, aunque sean cosas sin importancia. Y si le añades un toque de lenguaje no verbal, lo bordarás. Y si hablas, ten cuidado con contar tu historial amoroso.

3. ¡No te asustes si al levantarte al día siguiente no tienes ningún mensaje de él/ella! Sigue con tu rutina, o sal con tus amigos, que el día es muy largo y aún queda margen de tiempo para contactar. No le contactes, porque esa actitud en un 99% hará que se espante. Además, si tienes que desahogarte, mejor con alguien de confianza, que hay mucho "metepata".

4. Ya es hora de contactar para ver qué tal actúa después de la primera cita y si hay señales de que pueda haber una segunda, hazlo por un medio de comunicación, el que más use, porque si no puede convertirse en un auténtico acoso y derribo. No querrás que pase de pensar “¡qué chico/a más encantador/a!” a “¡qué chico/a más obsesivo/a”, ¿no?

5. Nunca vayas al grano a la hora de proponer la segunda cita, porque se supone que si sigues contactando con esa persona y mostrándote receptivo/a se debe a que estás abierto/a a que haya una próxima vez. Pero siempre puedes apelar a esa parte encantadora que desplegaste en vuestra primera cita a través de un mensaje que dé a entender que quieres más.

6. Siguiente dilema: ¿qué día se lo propongo? Pues para eso vamos a aplicar una teoría matemática llamada “la regla del jueves”. Según esta teoría, si por ejemplo la primera cita la tuvisteis un sábado, el momento ideal para proponerle la segunda citaes el jueves. Se considera que ahí se halla el equilibrio para que parezca un plan espontáneo y, al mismo tiempo, la otra persona no tenga tiempo para organizar otros planes.

7. ¿Y dónde quedamos? De momento es preferible que os sigáis viendo en un lugar neutro: un bar, un restaurante... O, si lo preferís, podéis poner en práctica alguno de los tantos hobbies que compartisteis en esa primera cita y que tenéis en común. Eso no quita que terminéis en otro sitio, pero tienes que recordar que aún os estáis conociendo y, aunque el sexo está a la orden del día en las citas, no todo el mundo funciona de la misma forma, sobre todo en el caso de las chicas.

8. Y si no te responde a la proposición, no insistas. Has hecho todo lo posible y necesario para que esa relación pudiera derivar en una segunda cita, pero de ahí a ir detrás como un perrito faldero hay un trecho. Sabemos que es duro, pero a lo largo de nuestra vida hemos tenido algunos capítulos a los que tenemos que dar carpetazo y seguir para adelante. Así que, si llegas a este punto, empieza a escribir al próximo o próxima con la mejor de tus sonrisas y, quién sabe, quizás este sí que sea el definitivo.

Con estos sencillos pasos no solo conseguirás tu segunda cita, sino que podrás consolidar las bases de una futura relación, si así se os antoja. Corre, ponte guapo/a, queda con alguien, pon en práctica estos consejos y después nos cuentas qué tal te fue. ¡Mucha suerte!

Últimos artículos ver todos los artículos

Bien es conocida la fuerza de una imagen sobre las palabras pero, en cuanto a excitación...

La infidelidad es más frecuente de lo que creemos. Después de que un matrimonio tras otro...

Bien es sabido que el sexo requiere práctica y por tanto, mucha cama. Tener orgasmos más...

¿Quieres que un chico se vuelva loco por ti? Si bien es cierto que nadie tiene control...